Tercera generación de artesanos en la fabricación manual de mallas y moños cosidos de fallera. Conversamos con Amanda Martí, gerente de Art&moño, en su cuidada tienda de Xàtiva. Ella es la artífice de la renovación de una empresa que este año celebra su 50 aniversario. La profesional adecuada para resolver algunas dudas habituales.

artimoño-Xàtiva-moños-fallera

 ¿Los moños se pueden tintar?

No es aconsejable. En todo caso siempre a un tono más oscuro, nunca a más claro. La malla tiene “alma” (es donde va tejido el pelo), tintar el alma es sumamente complicado y difícilmente va quedar bien tintada.

  ¿Y cómo se consigue el color más parecido al propio?

En la actualidad se puede conseguir cualquier tipo de color para cualquier persona. Pelos canosos, mechas y colores poco habituales. Nosotros tenemos una gama de hasta 24 colores.

Indumentat-moños-fallera-tintes-artimoño

 ¿Cuántas mallas se necesitan para un moño de mujer adulta?

Lo habitual son 3 trenzas con 3 mallas cada una. Es decir, un total de 9 mallas. Pero recordad que las mallas de niña se pueden reutilizar para la reelaboración del peinado conforme va creciendo, simplemente se añaden mallas a las ya existentes.

¿Cómo han evolucionado los moños?

Como bien sabéis antes nos peinábamos con moños más gordos y ahora la tendencia es mucho más delgados y planos. Sin duda son moños más realistas. Eso también ha influido en las mallas. Antes se vendían más cortas y gordas, ahora más largas. Por desgracia, contra más largas, el precio es mayor.

Actualmente las mallas del moño grande suele tener una medida de 1’20 cm. Una malla para un rodete pequeño es de unos 70 cm y de rodete mediano 90 cm. Cada vez se piden más rodetes extragrandes, acorde con las nuevas generaciones de chicas cada vez más altas.

También evoluciona el dibujo del moño. Lo más habitual es el llamado tradicional y el de cordón, pero en los últimos años hemos visto todo tipo de dibujos en moños que yo no me atreveré a valorar.

Indumentat--moños-fallera-artimoño

 ¿Qué mantenimiento necesitan las mallas?

Los moños llevan un gran desgaste. Lacas, gominas y ceras son “enemigos” necesarios. Además, aunque se trata de pelo natural, no tiene la constante hidratación de la cabeza. El pelo, por tanto, se ha de lavar con un jabón neutro.

En Art&moño realizamos este servicio de lavado y se devuelven como si se acabaran de coser por primera vez.

No se ha de guardar hasta que no está completamente seco y se deben de secar al aire, nunca con secador, porque se acartona y cambia de color. Se recomienda guardar en una caja de cartón envuelta en papel de periódico u otro material que transpire.

Unos rodetes bien cuidados pueden durar hasta 5 años sin volverse a coser.

¿De dónde viene el pelo y por qué es cada vez más caro?

En la actualidad la mayoría de pelo natural proviene de la India, se trata de un cabello tratado que da muchísimo mejor resultado que el propio pelo adaptado para mallas que se deshace con mayor facilidad. El cabello no se devalúa, aumenta de precio temporada a temporada, es difícil ver rebajas en los principales distribuidores porque es un producto muy demandado y en el que no existe la crisis.

A su favor diremos que puede que sea el único complemento en la indumentaria de valenciana que, bien utilizado, puede servir para toda la vida.

Indumentat-moños-mallas-falleras-artimoño

 Y por último, ¿en qué errores no debemos de caer?.

Un moño despeinado, con el dibujo poco definido, es uno de los errores más comunes.

También hay errores en la colocación. Por desgracia es habitual (aunque cada vez menos) ver  niñas con moños demasiado altos que dejan ver demasiada oreja o moños de tamaño inadecuado para la cabeza, ya sea por pequeños o por grandes.

Es vital guardar las proporciones y también la simetría. El objetivo del peinado de valenciana es la recreación histórica pero, no lo olvidemos, también la estética y no todo vale.

Por mucho que nos preocupemos de nuestra indumentaria, si coronamos nuestra imagen con un peinado improvisado o descuidado, de un color diferente al nuestro, o “dejado caer” a modo de casquete, estamos estropeando el reflejo de lo que queremos representar.

 

Entrada anterior

No hay más artículos.

Siguiente entrada

Rafael Martínez, tejedor de seda valenciana