Por mar nos llegaron desde la India los primeros tejidos de algodón estampado: “Las Indianas”. Hoy volvemos a la mar, para rememorar junto a Arturo Torremocha y Lucas Ramón Silvestre, de L’Atelier de la Seda, aquellas prendas de algodón tan tradicionales que a pesar de estar fuera de los estereotipos del vestir de valenciana y valenciano,  han llegado hasta nuestros días.

Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09653

Una propuesta que plasmamos cronológicamente valorando la antigüedad de la reproducción de los patronajes y de los tejidos.

Al mostrar estos modelos queremos poner en valor el algodón en la indumentaria tradicional, un tejido que nos llega a finales del siglo XVI, aunque se populariza en el siglo XVIII con la máquina de vapor como motor de su fabricación. Un género que con el tiempo sustituye a la seda por su vistosidad y novedad. Finalmente, las clases populares lo asumirían por ser más cómodo y más práctico en su tratamiento y limpieza, mientras que el uso de la seda quedaría relegado a las clases altas, nos comenta Arturo Torremocha.

Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09515
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09515
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09515
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09515

Gemma Part lleva un zagalejo – así se conocen a los guardapiés de algodón –  y jubón de petillo con manga de hacha muy característico del siglo XVIII, con un algodón estampado de los conocidos como “indianas”, por proceder  del país asiático.

    
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09546
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09546
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09546
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09546

Giulia Messinetti destaca con su justillo de indiana, aunque nos son tan abundantes  como los justillos de seda, existen piezas muy curiosas e interesantes . Prueba de cómo el uso del aldogón fue sustituyendo a la seda en la indumentaria.

Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09596
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09596
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09596
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09596
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09596

De la misma época es la casaca que lleva Juan Carlos Talón, una reproducción de una prenda original tanto en estampado como en colores y patronaje. Un corte muy habitual en la época de Goya y que éste plasmó en innumerables retratos de “majos”, con un cuello y unas solapas singulares, todo en algodón.

Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09550
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09565
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09565
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09556
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09556

Macu Atienza luce una “farandola”, un localismo propio de la población de Alcublas para denominar a los zagalejos que se caracterizan por su volante a tablas y adornos de cintas en la parte inferior.

Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09577
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09577
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09577
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09577
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09577

Cloti Mifsut reproduce un modelo de dos piezas, zagalejo y jubón, de mitad del siglo XIX, cuando los algodones ya se han popularizado y las sedas han quedado relegadas a las clases sociales más altas. Cloti simboliza una época donde el algodón es el rey.

Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09588
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09588
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09585
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09585

Sergio Garrido destaca por su chaleco de indiana en la parte delantera y lienzo en la parte trasera, combinar dos tipos de tejidos en los chalecos era algo habitual ya que se confeccionaban en muchas ocasiones a partir del aprovechamiento máximo de telas de valor conservadas en las familias.

Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09609

El nombre de indianas para describir estos alegres algodones estampados con flores exóticas, era habitual en España y Francia; en Inglaterra estos tejidos provenientes de la India se llamaron “calicos” por el nombre de la ciudad de Calicut. Avanzado el siglo XIX empiezan a ser conocidos como “percales”.

Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09622
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09622
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09622

Conforme avanza el siglo XIX vemos modelos en los que conviven distintos tejidos como el de Nuria Urgel. Con un jubón de terciopelo labrado de seda en el que podemos apreciar el uso del algodón en puños y pala a juego. Lleva también una saya de tapar, una sobrefalda de paño para abrigarse los días más fríos, al cubrirse con ella la cabeza muestra el alegre ruedo estampado de indiana.

Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09668
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09668
Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09668

En este mismo juego de superposición de tejidos, Juan Carlos Talón nos muestra un segundo chaleco propio de finales del siglo XIX, en la parte trasera reconocemos un percal que se solía emplear para los zagalejos. Era muy habitual combinar, en chalecos, estos percales con el terciopelo labrado.

El algodón vivió su momento más álgido en los siglos XVIII y XIX, primero por ser un tejido novedoso que, por un tiempo, interesó a las clases más pudientes por sus estampados exóticos al gusto de la moda internacional: indianas, chintzs, cretonas, percales, encontramos numerosas denominaciones para un tejido en boga que se combina con otros típicos de la época como el lino o el cáñamo e incluso la seda.

Veles i vents Atelier de la seda Indument

Poco a poco el algodón se impone con la revolución industrial y deja de ser una tela exótica para convertirse en un tejido básico en todas las clases sociales. Con algodón se confeccionaba todo tipo de prendas, interiores y exteriores, de hombre o de mujer.

Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09633

Un tejido que convivió durante un tiempo con la reconocida industria sedera valenciana y que, junto a las propuestas de L’Atelier de la Seda, hemos querido rememorar en estas líneas, pocos días después de conocerse que serán los encargados de tejer las telas y confeccionar los vestidos que lucirán la Fallera Mayor Infantil de Valencia y su Corte de Honor en 2019.

Veles i vents Atelier de la seda Indumentat totem-09657

Fotografías: Totem audiovisuales para Indumentat.

Entrada anterior

La mirada de Totem Audiovisuales: cada instantánea es un cuadro

Siguiente entrada

Así viste Indumentària Valenciana Lledó a la Fallera Mayor de Sagunto