amanda-falleras-antiguas-indumentat

Xàtiva, año 1980. Imagen de tres generaciones de la familia Crespo: abuela, madre y nietas. Tres generaciones amantes de las tradiciones valencianas y especializadas en el sector de la posticería y moños de valenciana. Una imagen que es un recuerdo familiar, pero también una buena muestra gráfica de la evolución hacia la calidad y la naturalidad que ha caracterizado a esta firma.

Entonces aún se usaban moños de fibra, hace muchos años que sólo usamos cabellos naturales, además los rodetes eran mucho más grandes, muy poco naturales. Igual que ha pasado en la indumentaria, el cabello también se ha ido adaptando al estudio de la tradición y sobretodo a un producto de más calidad, nos comenta con una sonrisa en la boca Amanda Martí, gerente de Art&Moño.

MOÑOS-FALLERA
Recuerdos de los famosos moños de fibra que se usaban hace décadas.

Treinta años después de esta imagen, en el año 2010, una de las pequeñas de la foto, Amanda Martín Crespo, asumió el legado de sus padres y abuelos: la empresa de posticería y moños de fallera José Crespo y decidió demostrar que un sector tan artesano y tradicional podía estar en el siglo XXI sin perder sus raíces. Así surgió Art&Moño.

Decidimos renovar por completo el proyecto. Toda una responsabilidad. Actualizamos el atelier y lo convertimos en una empresa moderna, con la suficiente versatilidad para atender a cualquier tipo de demanda. El cliente en la actualidad valora la calidad y la confianza como toda la vida, pero necesita de una atención inmediata. Vivimos en un tiempo sin esperas.

artimono-monos-fallera-indumentat
Amanda Martí Crespo muy pendiente de las nuevas generaciones.

Art&Moño: estética y perfección

Junto con la renovación empresarial, se asumió un cambió radical en la imagen de empresa más acorde a los nuevos tiempos. Amanda Martí lleva el negocio en el adn, pero antes de tomar las riendas del mismo se labró una experiencia trabajando para grandes diseñadores de moda que le dieron la perspectiva que ahora transmite en Art&Moño de “imagen global”.

Tras licenciarme en Bellas Artes estuve trabajando como diseñadora en importantes talleres que me dieron el sentido de la excelencia y la perfección en los acabados. Me enseñaron también el gusto por la estética y la armonía que intento aplicar en todos los ámbitos de mi empresa. 

Así Amanda renovó la firma; separó la fábrica del atelier, que quedó ubicado en una céntrica y comercial calle peatonal de la ciudad monumental de Xàtiva, la conocida como calle de las tiendas. Lo que convierte el acercarse a Art&Moño en un agradable paseo por el pasado de la ciudad de los Borgia rodeados de palacetes y puntos de venta de las principales marcas. Pero lo primero que llama la atención al llegar es el escaparate.

collage
Navidad, Halloween, Fallas… el escaparate de Art&Moño convida a entrar y embellece un entorno único.

-¿Qué representa el escaparate en Art&Moño?

-Para nosotros es como una invitación a entrar y a la vez toda una tarjeta de presentación de lo que se va a encontrar. En él siempre hay variedad de producto, estilos diferentes, además hacemos guiños a la época del año en la que nos encontramos o a las diferentes campañas comerciales y sobre todo hay mucha luz y estilo. Porque queremos que el cliente se lleve el mejor producto pero también crear un ambiente cómodo, profesional y bonito a su alrededor. 

Desde hace 6 años la imagen de Art&Moño es una graciosa caja en color “nazareno” con un dibujo esquemático muy representativo y que podemos encontrar en las principales tiendas de distribución de norte a sur de la Comunidad.

feria-alzira-art&moño

Tras renovar su imagen, Art&Moño también apostó por las redes sociales, en la actualidad se puede consultar sobre cualquier producto, precio, pedir consejo o interactuar con Amanda desde Facebook e Instagram, pues siempre responde personalmente a los clientes. También se ha actualizado una cómoda web donde acceder de una forma instintiva y sencilla a todos los productos de la firma.

Con las redes sociales hemos apreciado el aumento del feed back con las clientas, porque siempre contestamos, siempre estamos. Es curioso porque muchos primeros encuentros surgen en las redes pero luego, en muchas ocasiones, visitan después la tienda para conocernos y ver quien hay detrás de Art&Moño. Son lo que yo llamo clientas-amigas.

Una nueva visión de una empresa con más de cincuenta años de vida, y que tiene muy claro hacia donde va pero, sobre todo, se siente muy orgullosa de donde viene, de su carácter familiar y de la frase que nunca ha abandonado sus diseños pese a los cambios de imagen: “Sucesores de J. Crespo”.

De mi abuelo, José Crespo, destacaría su habilidad con las manos. Él era ebanista y supo trasladar a la confección del pelo su maestría a la hora de tallar. Fue el primero, pero además su estilo y su dedicación es inimitable; mi padre Ramiro Martí y mi madre Mª Isabel Crespo, contribuyeron a esa visión de gran empresa, a no ponernos barreras,  en una época en que distribuíamos a grandes almacenes como El Corte Inglés o Almacenes España.

Porque hay legados que son un compromiso.

 

Entrada anterior

Cultura Festiva convida a les comissions falleres a enviar fotos que reflecteixen els valors d'esforç i germanor de la Festa per a la Crida (fotografias@fallas.com)

Siguiente entrada

De negre o de blanc? La indumentària a les cerimònies nupcials com a reflex dels ritus de pas.