Lo primero que sorprende al entrar en Brocatell es que toda la tienda te da la bienvenida. No es muy habitual disfrutar de un espacio tan cálido y bien organizado. Junto con la zona expositiva y el mostrador, encontramos un enorme vestidor bien iluminado donde resulta muy fácil imaginarse tu vestido ya acabado, además ofrecen un espacio de showroom privado para poder tomar decisiones con toda la tranquilidad y privacidad que el momento requiere. Al entrar en Brocatell tienes la sensación que el tiempo se detiene y todo gira alrededor de la experiencia única de tu traje de valenciana.

brocatell sueca Indumentat Totem-41
brocatell sueca Indumentat Totem-41
brocatell sueca Indumentat Totem-41
brocatell sueca Indumentat Totem-41

Tras la grata primera impresión, los ojos vuelan hacia las telas, los encajes, los pañuelos, los complementos, los aderezos todos de primeras marcas. En Brocatell el asesoramiento es integral desde el primer diseño del futuro vestido hasta el más pequeño detalle. Si lo deseas, te llevan de la mano a la hora de confeccionar tu traje de valenciana.

brocatell sueca Indumentat Totem-33
brocatell suca Indumentat Totem-15
brocatell suca Indumentat Totem-10
brocatell suca Indumentat Totem-10

Brocatell es un proyecto familiar que empezó hace 45 años

Pero por encima incluso del diseño del espacio y de la calidad de sus productos, en Brocatell su principal valor es su calidad humana. Al frente del atelier Lola Lucas y Emilio Roda, madre e hijo, un tándem que se complementa y se enriquece. Emilio, arquitecto técnico de profesión, ha sido el encargado del diseño del espacio y aporta iniciativa e innovación al proyecto. Muy involucrado en el mundo fallero de Sueca desde hace años desde su Falla Xúquer y también desde la Junta Local, es un enamorado de la indumentaria que ha vivido de cerca desde la niñez.

brocatell sueca Indumentat Totem-17

Lola comenzó en la confección de vestidos de valenciana hace 45 años y la idea de crear un espacio amable, una tienda que compartir con sus clientas siempre estuvo ahí, aunque el tiempo y la crianza de cuatro niños no se lo puso fácil. Ahora han sido precisamente sus cuatro hijos, Judith, Ruth Juan y Emilio, los que están detrás de la iniciativa, porque Brocatell es un proyecto familiar.

El secreto está en la confección

Si algo define a Brocatell es la confección. Un vestido no está acabado hasta que no queda perfecto y eso requiere saber entender los deseos de la clienta, plasmarlos perfectamente sobre patrón «perquè és quan la clienta de veres es fa una idea del que estem proposant-li «, y sobre todo el gusto por los pequeños detalles. Detrás de Lola y Emilio, reconocen, hay un gran equipo de confección que lo hace posible. Es por ello que en cuatro décadas jamás ha tenido un problema con ninguna clienta «tot i que hem passat moltes nits sense dormir».

«Un treball ben acabat no té res a vore amb el seu pressupost perquè la mateixa obligació hi ha en un vestit fet amb el millor dels espolins o amb la tela més modesta», nos comenta Lola.  Es por ello que, aunque apenas hace dos meses que abrieron, son muchas las reservas que tienen y el año se presenta cargado de ilusiones.

brocatell sueca Indumentat Totem-29

Per a nosaltres és un gran repte perquè en Sueca i tota la Ribera en general, la indumentària es viu amb molta passió i la gent sap molt bé el que vol i com vol anar vestida.

Abrumados por la acogida, aún recuerdan la inauguración con la presencia de más de doscientas personas ocupando la popular y estrecha calle Valencia para dar la bienvenida a este proyecto tan esperado en la ciudad.

brocatell sueca Indumentat Totem-4
brocatell sueca Indumentat Totem-4
brocatell sueca Indumentat Totem-4
brocatell sueca Indumentat Totem-4

Con cerca de 7000 falleros y 16 comisiones en la ciudad, Sueca tiene desde hace pocos días una nueva Fallera Mayor, Tania Sáez y un nuevo lugar de encuentro para los amantes de la indumentaria.

Fotografías: Totem audiovisuales para Indumentat.

 

Previous post

Álvaro Moliner sorprende con una muestra de Mantones de Manila centenarios en El Corte Inglés

Next post

Un paseo por Paiporta de la mano de Flor d'Atzahar