L’Atelier de la Seda inició un nuevo ciclo de moda del Ateneo Mercantil de Valencia con una conferencia-desfile de moda alrededor de la basquiña. Arturo Torremocha realizó una clase magistral ayer por la tarde ante un público interesado en la Historia de la Indumentaria en un acertado viaje en el tiempo. No faltaron agradecimientos a investigadores como Mª Victoria Liceras o Vicente Ferrandis, ni citas bibliográficas en las que se mencionaba a la basquiña “Va traure la basquinya al balcó per a que no li s’apolillara” (Pascual Raval, 1904. DCVB d’A.M. Alcover i  F de Moll 1950.)

_MG_9628 basquiñas atelier Indumentat Totem

_MG_9645 basquiñas atelier Indumentat Totem

_MG_9643 basquiñas atelier Indumentat Totem

Apoyado en el arte como testimonio de la moda nos llevó desde la definición original de basquiña hasta su uso actual. La empresa L’Atelier de la Seda recibe cada año numerosas peticiones de valencianas interesadas en incorporar a su vestidor festivo esta prenda ceremonial que, como pudimos constatar en el desfile, ha evolucionado con el tiempo, las influencias y los usos sociales de la misma.

¿Qué es una basquiña?

Es una saya que usaban las mujeres sobre la ropa para salir a la calle, y que actualmente se utiliza como complemento de algunos trajes regionales” (Diccionario de la lengua española, 23 ed. Real Academia de la Lengua 2017). En el mismo diccionario pero de 1726 se describe la basquiña como “ropa o saya que traen las mujeres desde la cintura al suelo, con sus pliegues, que hechos en la parte superior forman la cintura, y por la parte inferior tiene mucho vuelo. Pónese encima de los guardapiés y demás ropa, y algunas tienen por detrás la falda que arrastra“.

El encanto del terciopelo labrado

Así pues Arturo Torremocha enamorado de esta prenda, que reproduce con maestría y respeto en sus talleres, nos condujo de la mano de la pintura por siete ejemplos reales. Inspirada en la basquiña de “El militar y la señora” (1779) obra de Francisco de Goya nos mostró este modelo que también encontramos en “El vuelo de la cometa” del artista aragonés.

_MG_9661 basquiñas atelier Indumentat Totem

_MG_9665 basquiñas atelier Indumentat Totem

En su explicación resaltó dos ideas: la basquiña no se lleva nunca dentro de casa pues es una sobrefalda que protege el guardapiés. Tampoco lleva delantal, pues éste estará siempre debajo de la misma.

_MG_9674 basquiñas atelier Indumentat Totem

La segunda basquiña, sobre un dengué de muselina rosa, se complementó con un jubón del mismo terciopelo labrado. Aquí, recordó Arturo Torremocha, hubo un intento por parte del Marqués de Floridablanca, de crear un traje nacional negro por la influencia de la basquiña.

_MG_9678 basquiñas atelier Indumentat Totem

_MG_9681 basquiñas atelier Indumentat Totem

Encontraremos posteriormente la época del majismo o goyescas. Dos imágenes preceden el siguiente modelo “La Duquesa de Alba” (1797) y “La Duquesa de Santa Cruz” (1797), y en escena una basquiña que parece salida del cuadro de la primera.

_MG_9690 basquiñas atelier Indumentat Totem

_MG_9692 basquiñas atelier Indumentat Totem

La moda Imperio tuvo influencia sobre las basquiñas de principios del s. XIX. Por aquel entonces, El Periódico de las Damas en 1822 narra la influencia francesa mientras observamos una ilustración de la Marquesa de Santiago que L’Atelier de la Seda reprodujo en vivo con aplausos del público asistente a esta cita en el Ateneo Mercantil.

_MG_9696 basquiñas atelier Indumentat Totem

_MG_9700 basquiñas atelier Indumentat Totem

A partir del s.XIX el uso de la basquiña pasa a ser sólo ceremonial. Arturo Torremocha mostró un ejemplo de la colección del Museo de Etnología de Requena, del que es buen conocedor, con una basquiña de lana que se complementa con mantilla de media luna de terciopelo labrado. Aquí su uso se reserva para actos religiosos como procesiones o bodas.

_MG_9705 basquiñas atelier Indumentat Totem - Copy

_MG_9707 basquiñas atelier Indumentat Totem - Copy

El desfile continuó con una basquiña de la serranía del Túria de Villar del Arzobispo (1962) donde se empleaban los denominados “terciopelos rapados”. Una reproducción orillada de terciopelo con un dengué como mantilla.

_MG_9712 basquiñas atelier Indumentat Totem - Copy

_MG_9715 basquiñas atelier Indumentat Totem - Copy

Por último desfiló una basquiña en el uso de finales del XIX. Cuando se hace más austera, de tipo polisón con encolado. La acompañaban con terno y mantón de manila. En aquella época – explica Torremochatienen un aire romántico, se tapan las orejas con tres moños por pudor pero ese es tema para otra conferencia (sonríe).

_MG_9717 basquiñas atelier Indumentat Totem - Copy

_MG_9719 basquiñas atelier Indumentat Totem - Copy

Acaba esta muestra con el momento en el que la basquiña toma el nombre de la prenda para dárselo al conjunto completo. La adoptan las clavariesas y llega hasta la actualidad. Clavariesas de Burjassot, Aldaia, Torrent o Alaquàs la llevan en sus procesiones. También en València la vemos en las tres principales procesiones religiosas de la ciudad: la Ofrenda de Fallas en marzo, la solemne procesión del día de la Virgen de los Desamparados y en la del Corpus Christi. Un viaje en la Historia de la Basquiña con el equipo de l’Atelier de la Seda que se nos hizo corto.

_MG_9721 basquiñas atelier Indumentat Totem - Copy
_MG_9730 basquiñas atelier Indumentat Totem
_MG_9731 basquiñas atelier Indumentat Totem
_MG_9733 basquiñas atelier Indumentat Totem

Fotografías: Totem Audiovisuales para Indumentat

Entrada anterior

Mantillas de Artesanía Viana para la Corte de la Fallera Mayor en su Ofrenda más especial

Siguiente entrada

La Fallera Mayor de Valencia estrena un traje de Entre fils en la primera mascletà de les Falles