Cuando el pasado mes de junio Amparo Gómez, de Espolín, recogía la Joia que concede el Gremio Artesano de Sastres y Modistas, se reconocía mucho más que la labor de una indumentarista con treinta años de experiencia; esta mujer discreta y menuda representa a una generación que entiende este oficio desde el respeto a la tradición, la búsqueda de la perfección en la confección y el amor por la materia prima del traje de valenciana: la seda.

Premio-Joia-entrega-2-864x415

Todo empezaba en la tradicional calle Borrull de Valencia, en el barrio de El Botánico, cuando en la década de los ochenta abría sus puertas “Encajes y bordados Amparo”, una mercería tradicional y el sueño de una joven que cosía desde los trece años cuando con el apoyo de su madre convirtió la gran vocación que le acompañaba desde niña en sus estudios. Amparo se había criado entre hilos y sedas,  vinculada familiarmente al último velluter Vicente Enguídanos y con grandes tejedores en su familia.

Un año hice un traje de valenciana para una sobrina y lo expuse en el escaparate de la tienda, desde entonces no pararon de llegarme encargos y acabo siendo mi vida, personal y profesional, porque todos mis recuerdos están vinculados a esta profesión que es mi pasión, nos dice Amparo con naturalidad y cierta nostalgia en la mirada. 

-collage espolin

El legado de mi madre

De aquella “Encajes y bordados Amparo” al actual Espolín, en la céntrica calle Cirilo Amorós de Valencia, han pasado mucho años pero no ha cambiado un ápice la manera de entender el trabajo y la relación con el cliente.

Han cambiado mucho las cosas desde nuestros comienzos, las falleras hoy en día tienen mucha información y participan mucho más en cada detalle del proceso que en la época de mi madre, pero nuestros principios siguen intactos: el trabajo bien hecho y el trato personalizado que caracteriza a Amparo Gómez. Ese espíritu jamás se ha perdido en Espolín, Su forma de trabajar y sobre todo sus manos, la confección, es una referencia en Espolín aunque con el tiempo el proceso se haya profesionalizado, nos asegura Juanjo Prósper, hijo de Amparo Gómez y gerente de Espolín.

_MG_6226espolin indumentat totem
Juanjo Prósper, Amparo Gómez y Pepa Soriano son Espolín.

Espolín y las Falleras Mayores de Valencia

Espolín y Amparo Gómez deben mucho a las Fallas, pero también la firma ha aportado mucho a la indumentaria de las falleras, suya fue la iniciativa para que la Corte de Honor infantil vistiera un traje oficial que las igualara a todas.

Fue la primera indumentarista oficial de la Corte en 1985, una relación que mantuvo 6 años, suya fue también la propuesta de que la Corte se vistiera con trajes iguales por parejas en una escala de tonalidad. También realizó el primer traje oficial de una Fallera Mayor de Valencia, Adriana Polo, en el 2001.

_MG_6233espolin indumentat totem

De toda aquella época solo tengo que recuerdos bonitos, echo la vista atrás y no lo recuerdo como un trabajo, me ha gustado tanto que me olvidaba hasta de comer. 

De esa primera Corte del 85 y de las sucesivas no solo quedan los recuerdos, unos trajes que marcaron un cambio de época y un reconocimiento del traje de valenciana como alta costura, sino también multitud de amigas que continúan fieles a Espolín. “Cuando compartes un año tan importante en la vida de una Fallera Mayor, la relación acaba siendo familiar, por fortuna este trabajo es así, al menos en Espolín; cuando entregas finalmente el trabajo a veces te queda una sensación de vacío, de echar de menos a las personas”

Por sus manos han pasado Falleras Mayores como Pepa Calvete, Susana Remohí, Sandra Climent o Natalia Bisbal, pero también segundas y terceras generaciones, como las hijas de Ester Silleras o Covadonga Balaguer.

En aquella época las Fallera Mayores se hacían uno o dos trajes ¿te imaginas?. Eso sí, eran trajes por los que eran recordadas para siempre. 

Un estilo basado en la calidad y el trato exclusivo

El lema de Espolín es “vestimos a las Falleras Mayores”, obviamente no es porque sólo vistan a las máximas representantes de la Fiesta, sino porque cada clienta es tratada como si lo fuera. Es ese valor añadido de este atelier que garantiza la exclusividad, la discreción y la atención personalizada, junto a las mejores telas, su experiencia en el corte y la confección a medida. El gusto por los detalles, el esfuerzo por la innovación en los muestrarios.

_MG_6223espolin indumentat totem
_MG_6223espolin indumentat totem
_MG_6223espolin indumentat totem
_MG_6223espolin indumentat totem

Tenemos la suerte que nuestro cliente es muy exigente. Cuando un cliente confía en nosotros hablamos de muchas cosas: de sus necesidades, de lo que ya tiene, de su presupuesto, de sus ideas, pero también de cosas que a veces no se tienen tan en cuenta como por ejemplo la proporción y el estilo. Toda la indumentaria tiene que tener un sentido y debe estar proporcionada: escote, mangas, vuelo, largo; y las combinaciones, son las telas las que nos dirigen hacia los aderezos, peinetas, manteletas hasta la elección de la cintas y así hasta la última puntada del traje, hasta el último detalle. 

No es extraño que nos cuenten que sus clientes guardan sus trajes como joyas, que se muestren orgullosos de clientas que se acercan desde Burriana desde hace más de 30 años, o de Dénia, pero también proveedores con más de tres décadas de relación, ese trato que va más allá de la relación comercial.

Y así, Amparo, nos asegura muy seria que volvería hacerlo, que si volviera a los trece años de nuevo le pediría a su madre, a quien se lo debe todo, que le dejara aprender a coser.

De esta vida dedicada a la indumentaria de valenciana me llevo, sobre todo, el respeto de mis compañeros. 

Nos quedamos con estas palabras que son toda una filosofía en Espolín – Amparo Gómez

_MG_6238espolin indumentat totem
_MG_6238espolin indumentat totem
_MG_6238espolin indumentat totem
_MG_6238espolin indumentat totem

Fotos: Totem audiovisuales para Indumentat

 

Entrada anterior

Desfile de Reinas en homenaje a la seda

Siguiente entrada

Daniela Gómez de los Ángeles: "Espere que se me'n recorde per ser una Fallera Major Infantil molt fallera"