Tres décadas de diferencia separan a las tres mujeres que Indumentat reúne una mañana en torno a un café. No son tres décadas de edad, sino tres décadas de reinado: María José Herrero, Fallera Mayor de Valencia 1986, Elena Muñoz Carpi Fallera Mayor Valencia 1996 y Lucía Gil, Fallera Mayor de Valencia 2006. Falleras Mayores de distintas épocas y contextos pero las tres de aniversario este año: 10, 20 y 30 años desde que recibieron su banda. Una agradable charla sin prejuicios ni cortapisas. Con distintos puntos de vista sobre algunos aspectos de la fiesta y de la indumentaria, pero con un nexo común invisible que les une de por vida.

Indumentat

La Fallera Mayor: icono o escaparate

¿Qué lleva la Fallera Mayor?, ¿estrena traje? Preguntas habituales que convierten su figura en objeto de deseo para indumentaristas y marcas de complementos.

La Fallera Mayor debe decidir si quiere dejarse llevar o marcar su propia impronta en su reinado, ambas opciones son lícitas, pero debes tomar decisiones en este sentido desde el primer momento, asegura Lucía Gil.

Lucía Gil-Indumentat
Lucía Gil, Fallera Mayor de Valencia 2006.

Las tres vienen de una época en que había menos indumentaristas y por tanto menos expectación a su alrededor. María José reconoce que ella tuvo tan solo 3 o 4 trajes y me apañé sin problemas. En mi época había muchos más actos de particular.

En las décadas posteriores, reconocen, el número de trajes aumentó pero las tres coinciden en que pese a todo,  se sentían más seguras en los actos que vestían de valenciana que en los que tenían que ir de particular.

Con el traje de valenciana sientes que pisas más fuerte, que dominas la situación. Sobretodo en el momento en que te imponen la banda y te dan la “joia”, entonces piensas: ahora sí que soy la Fallera Mayor, recuerda Lucía

Traje oficial ¿sí o no?

María José considera que fue un error imponer un determinado espolín como “traje oficial” de la Fallera Mayor. Era mucho más bonito la expectación que levantaba la Exaltación cuando no se sabía si iba a llevar un “Reina” o un “Valencia”.

Indumentat
María José Herrero, Fallera Mayor 1986.

En opinión de Lucía, el traje oficial ha servido para normalizar y homogenizar la figura de la Fallera Mayor. Elena, contrariamente, cree que la imposición de un traje oficial no ha servido ni para proteger ni para evitar comparaciones.

Protagonistas en la sombra

Además de los indumentaristas en los que confiaron y sus propias familias, las tres tienen recuerdo y agradecimiento para otras figuras trascendentales para las Falleras Mayores y que no siempre tienen el suficiente reconocimiento.

En el caso de Elena Muñoz fue Vicen, la maquilladora de muchas de las Falleras Mayores y Cortes de Honor en los años noventa. Comencé maquillándome yo misma, pero en Vicen encontré una gran profesional y una amiga. Me maquillaba incluso dormida, pero sobre todo me aconsejaba mucho. Ella tenía mucha más experiencia que yo.

Elena Muñoz Carpi
Elena Muñoz Carpi, Fallera Mayor 1996.

En el mismo sentido se manifiesta Lucía hacia su peluquera, Merche Añó, su profesionalidad, su asesoramiento, su disponibilidad, es un regalo que no tiene precio. La maquilladora o peluquera vive a tu lado tus momentos más duros, cuando tu pareja o tu familia no están para darte el abrazo que necesitas.

María José 30 años después tampoco ha olvidado a Tere, su peluquera.

Falleras Mayores y redes sociales

La tres coinciden en que las representantes de la Fiesta actuales se encuentran más expuestas debido a internet y las redes sociales, lo cual les acerca más al cariño de la gente pero también a la críticas, en ocasiones, protegidas por el anonimato.

Creo que me gustaba más ese halo de misterio y admiración que causaban las Falleras Mayores en mi época. Para mí, ver una Fallera Mayor de cerca, o poder hablar con ellas, era como un sueño. Creo que en los últimos años se ha frivolizado un poco la presencia de Falleras Mayores en ciertos actos, lo cual les quita relevancia, comenta María José Herrero.

Muestra-4513

Las tres, sin embargo, desmienten el tópico de que ahora se tenga que acudir a más actos. Elena apunta que se peinó más de 100 veces y eso que algunas veces dormía con el pelo hecho. Por su parte Lucía contabilizó más de 830 actos en su año.

Traje de gala y tres moños

No ajenas a los temas más candentes, las tres reivindican el peinado con moño y rodetes y el traje de gala para la mujer que representa a las Fiestas. Creo que se debe ir a los actos con personalidades u otras Falleras Mayores que se ponen sus mejores galas porque vienen a ver a la Fallera Mayor de Valencia, vestida de la forma más elegante posible, matiza Elena Muñoz.

Indumentat

Para las tres una cosa es ser elegida Fallera Mayor y otra sentirse Fallera Mayor.

Para mí, el momento clave fue el día después de mi elección, cuando cogí el autobús y, de repente,  todo el mundo me reconocía y me felicitaba, comenta María Jose Herrero.

Todas ellas conservan todos los trajes de su reinado, muchos actualizados e incluso adaptados para sus hijas. María José reconoce que su espolín amarillo “San Rafael” de Catalá fue el que marcó su reinado se trataba de un cartonaje muy antiguo y poco visto. Elena lo corrobora, cuando te ví un 9 d’ Octubre con él, me quería morir, es un vestido precioso.

collage-FALLERAS-INDUMENTAT

Elena piensa que su vestido más recordado es el “Valencia” verde de su Exaltación. Lucía se debate entre el rosa de su Exaltación y el gris azulado de la Crida, con el que tanto sufrí por el viento y la lluvia que, milagrosamente, no estropeó ni un milímetro del vestido.

Luces y sombras de un reinado en el que, como en todos los grandes acontecimientos de la vida, los recuerdos positivos son los que prevalecen. Por eso a la pregunta de si apoyarían a su propia hija si decidiera embarcarse en esta aventura, las tres responden sí. Pero un sí diferente porque son tres mujeres muy distintas. Del sí rotundo y sin matizaciones de Elena Muñoz Carpi, al sí condicionado al interés que mostrara de Lucía Gil, a la emoción profunda de María José Herrero que apenas puede responder afirmativamente con la cabeza mientras la emoción se refleja en su mirada.

Indumentat
Una charla llena de emociones.

 

Fotos: Totem audiovisuales

Indumentat
Indumentat
indumentat
Entrada anterior

¿Vols aprendre vocabulari d'indumentària i Falles?

Siguiente entrada

Una "Lista de Fallera Mayor" en Aguas de Marzo, la práctica ideal para el mejor reinado