Podría ser un hombre del renacimiento por su vocación incansable de saber, un interés que surge hace más de 40 años con la recuperación de las músicas, canciones populares y danzas de nuestros antepasados que lo convierten en uno de los mayores expertos en música folklórica. Entre sus muchas aportaciones, la de la recuperación a las danzas del Corpus de Valencia.

Indumentat queda con el profesor Fermín Pardo, en el Museo municipal de Requena, la ciudad que le vió nacer y de la que es cronista oficial. Una institución de la que fue promotor, como de tantas otras iniciativas relacionadas con la etnografía.

Fermin Pardo-Requena-Indumentat
El profesor Fermín Pardo en el Museo Municipal de Requena.

Un paseo por la Indumentaria tradicional

El museo municipal, ubicado en el antiguo Convento del Carmen, fue la primera institución carmelita de Castilla fundado en el siglo XIII, cuando Requena pertenecía Castilla. Ahora recoge cuatro exposiciones permanentes de carácter etnológico, entre ellas una preciosa joya dedicada  a  “La indumentaria tradicional en el campo de Requena Utiel”.

Una exposición que es como un iceberg, apenas se puede visitar un pequeño porcentaje de su volumen total. Según nos cuenta el propio director del museo José A. Jesús-María, que nos acompaña en la visita. A nosotros nos pasa como al museo del Prado, los fondos que no podemos mostrar por falta de espacio, multiplican los expuestos. Aunque las puertas de ese “otro museo” oculto siempre están abiertas a investigadores y personas interesadas.

museo-Requnea-indumentaria-Indumentat

Fondos que provienen de donaciones en la mayoría de los casos. Fermín Pardo es profeta en su tierra. A lo largo de nuestra conversación es habitual las interrupciones para solicitarle consejo sobre indumentaria o ofrecerle piezas que han aparecido en los “arcones de la abuela”.

El verano es cuando más donaciones se producen. La gente abre sus casa, ordena armarios y se encuentra con piezas antiguas, reconoce.

Traje típico y traje tradicional

Fermín nos destaca las diferencias, como pasa en cualquier parte del mundo, entre el traje típico y el traje tradicional con una metáfora:

Tu te “arreglas” la casa cuando la vas a usar. Sin embargo,  cuando la “restauras”, la estás idolatrando. lo haces desde una posición económica y con un sentido idealizado, no real.  Así el traje típico es una restauración, una idealización, frente al estudio de la evolución del indumentarismo que era el traje de usar. 

Fue a finales del siglo XIX cuando se promovió la singularidad de la cultura y con ello de la vestimenta de cada zona y así nació el traje típico propio de cada región. Un cóctel de tradición histórica, moda del momento y romanticismo no exento de cierta imaginación en algunos casos.

Requena-traje regional-fiestas-Indumentat

En el caso de Requena-Utiel, el refajo y el justillo con pico negro (tal y como se usaba en los corsés) se instauraron como traje regional.

La primera vez que las vió mi abuela vestidas así, exclamó, ¡Pero si van en ropa interior!, nos cuenta Fermín.

En los últimos años las cosas están cambiando, reconoce el profesor,  y se aprecia un interés por recuperar la esencia de la vestimenta tradicional sin quitar valor al traje típico.

Exposición de indumentaria

El indumentarismo es la evolución el vestir con el paso del tiempo. En este sentido Requena es todo un referente. El recorrido por la muestra de indumentaria del museo, perfectamente ordenada cronológicamente a lo largo del siglo XIX. Desde la Revolución Francesa a la Primera Guerra Mundial,  agrupándola en cinco subdivisiones históricas.

Estudios de hijuelas y testamentos de aquella época, donde se da cuenta de herencias de prendas, demuestran que las modas de Europa eran imitadas por los ciudadanos de Requena con apenas 20 o 30 años de diferencia respecto a las revistas de moda internacional, sin duda influida por su condición de ciudad fronteriza y de paso de comercio. El uso del pantalón en el hombre, por ejemplo, llega a la vez que a Valencia.

hijuela-testamento-documento-Requena-indumentaria-indumentat
“Hijuelas” donde se constata la cesión de prendas como una basquiña de camellot o un guardapies de sempiterna.

Requena asume la moda internacional, como ocurre en otras grandes urbes valencianas, pero las clases populares no renuncian a parte de su idiosincrasia como la blusa en el hombre (ahora conocida como blusón) y la toquilla en la mujer. Dos elemento simbólicos de las clases populares, nos destaca Pardo en la visita a la Exposición.

Tal y como pasaba en la capital, la seda era de uso extendido. Requena llegó a tener casi 900 telares y era raro la familia que no poseía alguna prenda, aunque los materiales más habituales eran  el cáñamo, el lino y la lana.

indumentaria-saya-museo-Requena-Indumentat
“Saya para tapar”. Muy popular, aunque habitualmente eran de color azul.

Folklore

Sin embargo, no es el estudio de la indumentaria el origen de la pasión de Pardo, sino la recuperación folklórica a la que lleva dedicado más de 5 décadas y de la que ha conseguido, recorriendo cada rincón de la Comunidad, testimonios únicos. Una labor que permitió que no se perdieran canciones y bailes que hoy en día serían imposibles de documentar.

En este sentido Pardo ve el futuro muy prometedor. Considera que las nuevas generaciones están muy bien preparadas y que hay un verdadero interés, sobre todo en grupos folclóricos, por recuperar e interpretar la indumentaria tradicional.

Fermín reivindica el papel que, en este sentido,  en su día hizo la Sección Femenina, a la que él mismo perteneció. Conserva parte de sus archivos de la provincia de Valencia y lamenta que los de Alicante o Castellón se encuentren disgregados o perdidos. Ello ha permitido recuperar partituras y saber un poco más de nuestro pasado y tradiciones.

Se siente profundamente agradecido a las gentes sencillas de los pueblos que se lo han enseñado todo y le han abierto sus puertas y sus recuerdos. De ahí, sin duda, la extremada generosidad del profesor con todo aquel que se acerca con ganas de aprender.

Entrada anterior

Vestirse para la dansà

Siguiente entrada

Lo que ha unido la Indumentaria, que no lo separe Facebook