El pasado miércoles 24 de agosto de 2016 tuvo lugar en el patio de armas del castillo de Requena el II Festival de baile y música tradicional comarcal, que organiza la Asociación Cantares Viejos en colaboración con el M.I. Ayuntamiento de Requena.
Desde Cantares Viejos germinó la idea de hacer, por medio de esta muestra de folklore, un recorrido por algunos núcleos de población de Requena y su Tierra que sirviera de reconocimiento a aquellas personas que con tanto entusiasmo transmitieron su folklore popular.
De esta manera en la ciudad de Requena se ensalzó la figura de Don Rafael Bernabéu, ya que fue éste quien en el primer tercio del siglo XX, recopiló la melodía y el canto de un bolero a un anciano requenense conocido como el tío Narciso.
También Bernabéu halló, no sabemos en qué archivo, la partitura de unas seguidillas, de carácter culto, conocidas como seguidillas floreadas.
Además, dentro del bloque de la ciudad de Requena, se interpretaron danzas rituales como la Danza del Caracol de San Roque y la ceremonia de correr la bandera del Santo, documentada esta última en Requena desde el año 1509, a consecuencia de una epidemia de peste.

folklore-Requena-Indumentat

Muchas otras piezas han sido recopiladas en la ciudad de Requena, pero en los siguientes dos bloques se pretendió hacer extensivo el festival a dos de las veinticinco aldeas que constituyen el término municipal: Villar de Olmos y Los Isidros.
En el caso de Villar de Olmos fue emotivo el recuerdo que se hizo al tío Hilario y al tío Julián, así como a la tía Josefa y a su hija Lucía. Una familia que mantuvo vivo el folklore de la aldea y que transmitieron gran cantidad de material: más de 4 tonadas de jota, unas seguidillas, el baile del torero, el pingajo, cantos de siega etc.
Dentro de este bloque destacó el estreno de la jota del tío Hilario. Nuestra rondalla con Fermín Pardo a la voz interpretó una de las tonadas entre las varias que él transmitió, mientras que en el baile reprodujimos las mudanzas que fueron transmitidas por la tía Josefa y su hija Lucía.

Abuelo-indumentat
Tío Hilario.

Seguidamente pasamos al bloque de Los Isidros, el cual estuvo dedicado al tío Juan Martínez «Fanegueta», una de esas personas fundamentales en la recopilación de la música popular de nuestra comarca por la gran cantidad de piezas transmitidas: una jota, unas seguidillas, una malagueña, un fandango, un chotis blincao etc. Además también se nombraron otros vecinos de la aldea que fueron fundamentales en la recopilación del folklore del territorio, lo que resultó muy emotivo, pues entre el público se encontraban descendientes de aquellos.
Pero hablando de emociones, esto nos lleva al cuarto y último bloque del festival, dedicado al municipio de Camporrobles.
Un fuerte vínculo une a la Asociación Cantares Viejos con este municipio de la comarca, no sabemos si quizás es porque originariamente fue aldea de Requena, hasta su independencia en 1782, pero lo que sí que es seguro es que el vínculo especial con Camporrobles lo tenemos con su gente.
El pasado 31 de julio ya realizamos en esta localidad un monográfico sobre el folklore local, en el que se hizo un reconocimiento a los grandes transmisores de su folklore: los Pata, los Mata y a otros vecinos como la tía Paulina Montero, la tía Isabel Ruiz etc.
Anoche contábamos en el público con algunos de los descendientes de aquellos transmisores: sobrinos del tío Fidel García (Pata), hija y sobrinos de la tía Pilar Mata y nietas de la tía Paulina Montero. Lo que hizo que fuera más emotiva la noche, pues de aquellos tres transmisores iban a interpretarse piezas.

Fermin Pardo-Indumentat-Requena
Descendientes de los transmisores camporruteños, entre los que se encuentra el alcalde de la localidad, junto a algunos miembros de Cantares Viejos y autoridades de la ciudad de Requena.

Además se llamó a subir al escenario a Nicolasa, una de las hijas de la tía Pilar Mata (gran trasmisora de nuestro folklore) quien bailó una jota con un muchacho de nuestra asociación. Para esta ocasión se cantó una de las tonadas de jota que transmitió en su día su tía Emilia Mata. Nicolasa compartió el baile con Dolores, una octogenaria vecina de Requena, pero oriunda de Villamalea, quien baila la jota con mucho brío.

folklore-Requena-indumentat
Nicolasa de Camporrobles.

folklore-Requena-indumentat

También pudieron bailar una jota los niños que cada semana aprender a hacerlo de mano de nuestro presidente Fermín Pardo y que estaban presentes en el festival y que interpretaron algún romance como el del guarda y el del ratón durante la actuación.

folklore-Requena-indumentat
Niños de Requena.

Por todo ello puede decirse que el festival fue un acercamiento del folklore popular a sus auténticos dueños, los vecinos de las aldeas y pueblos a los que brindamos nuestro reconocimiento.

Previous post

Un vestido singular para la Entrada de una Reina

Next post

Com triar i lluir amb elegància un mantó de Manila