Con motivo del 23 de abril, Día del Libro, le hemos pedido al historiador, escritor y humanista valenciano Rafael Solaz un reto bibliográfico, una tarea sencilla para un bibliófilo. Le hemos invitado a que, de su biblioteca particular rescate algunos títulos y los recomiende a los lectores de Indumentat que comparten con él esa pasión. Esta es su selección de obras, algunas únicamente accesibles a través de bibliotecas públicas por estar descatálogadas, pero que pueden obtenerse a través de coleccionistas o ferias del libro antiguo.

  1. Editado por Mari Montañana en el año 1983 tiene 43 páginas con fotografías en las que Antonio Cantos Camps muestra la descripción de los trajes de “antic de festa”, sus ornamentos para la cabeza y otros complementos. Ideal para los que buscan inspiración.  El-traje-de-labradora-valenciana-web-Indumentat
  2. Publicado en 1941, Francisco Almela y Vives ensalza el “traje de la huerta de Valencia” entendiendo como tal “las interpretaciones folklóricas que se dieron a principios del siglo XX de los trajes de fiesta empleados en siglos anteriores.  El-traje-valenciano-web-Indumentat
  3. Estamos ante un trabajo de 216 páginas, editado por Ceremonial en el que, como ya avanza en su subtítulo, el lector encuentra el “estudio, transcripción y facsímil del manuscrito de un viajero, José Calasanz Biñeque datado en 1819 como “Ocios entretenidos”. En este texto, que Solaz recupera en una subasta madrileña, aparece una descripción de las Fallas, la primera cita en castellano y el autor lo acerca con nuevos datos muy interesantes para el lector como la descripción que hace de la torre del Miguelete: “Todo viajero debe subir a ella para disfrutar el bello golpe de vista que ofrece y para conocer el mérito de las campiñas que cercan a Valencia“. Describe las Fallas, la fiesta de San Vicente Ferrer o el Corpus.

    Fiestas-y-costumbres-de-la-ciudad-de-Valencia-web-Indumentat

  4. Este libro encuadernado en rústica fue una tirada aparte de la revista Valencia Atracción. Editado por  Semana Gráfica en 1962 es un compendio realizado por Francisco Almela y Vives, de 62 páginas en el que se hace un viaje en el tiempo para explicar, desde un punto de vista histórico, los orígenes de la indumentaria de trabajo. Historia-del-vestido-de-labradora-web-indumentat
  5. Un clásico para los amantes de la indumentaria, recibió el premio al libro mejor editado de 2009. En sus 125 páginas Salvador Mercado Machi justifica el porqué del vestido tradicional, describe complementos de joyería, distingue la “roba de mudar” y el “calcer de mudar”, lo que equivale cuando hablamos de moda de diario a nuestro “vestir bien o ir arreglado para salir”. Incorpora un vocabulario que detalla términos. Un acierto para las que buscan rigor en las formas.  Libro-indumentaria-Mercado-web-indumentat
  6. Este cuadro de Joaquin Agrasot es la imagen elegida para lo que en realidad es un catálogo que se presentó en el Museo Nacional de Arte Decorativo en Buenos Aires en 1999. Incluye una cuidada fotografía y un glosario que nos aproxima a términos como la fayetina o la almendrilla. Textos de Felicidad Pérez y Ramón Martínez además de un paseo por la historia del traje de valenciana a través de la pintura que firma Carlos Soler d’Hyver de les DesesLibro-indumentaria-web-indumentat
  7. De nuevo Rafael Solaz nos invita a un viaje al pasado. Este libro es uno de los preferidos de nuestro colaborador que, desde muy joven se sintió atraído por el siglo XIX. Este ejemplar de “Cosas particulares” es un manuscrito importantísimo de es siglo. En él Pablo Carsi, un peluquero de entonces, apuntaba algo tan curioso como los usos y costumbres de Valencia en una época convulsa. Un retrato no exento de humor valenciano. Portada-Carsí-copia-Solaz-web-Indumentat

Acompañan estas líneas otros ejemplares, -ver imagen superior-, que también merecen un lugar en su biblioteca de indumentaria. El Vestido del Hombre (1787 – 1840) de Vicent Ferrandis Mas editado en 1985 incluye un prólogo de Victoria Liceras. Fundamental para los que buscan el valor de prendas como el capote, la cofia, el pañuelo de cuello o de cabeza. Han pasado ocho años de la publicación del libro de Victoria Liceras con imágenes de Francesc Jarque, pero su libro Indumentaria Valenciana s.XVII – XIX sigue siendo un clásico de referencia. Acude a las fuentes y analiza “de arriba a abajo” la vestimenta del hombre y de la mujer. Destaca también el capítulo dedicado a los niños.

Y como publicación más reciente, los dos voluminosos ejemplares de Indumentaria Tradicional Valenciana de Xavier Rausell, un trabajo muy laborioso y elaborado con magníficas ilustraciones. Una obra valiente en la que se desmitifican algunos conceptos y se ponen en valor imágenes y prendas que no siempre se han relacionado con la tradición y la imagen icónica de la vestimenta de valenciana.

Para los que aprenden a coser recomendamos Com em vist? de Mercedes Bernal y María Isabel Espert. Presentado con ilustraciones a mano que recuerdan los figurines de moda realizados con lápices de colores, incorpora también fichas prácticas para no dejarse ningún complemento a la hora de vestir de cabeza a pies. Justillos i Gipons a les comarques del nord del País Valencià de Immaculada Puig y Paquita Roca es un excelente trabajo de campo con estadísticas que incorpora citas de la literatura popular.

“Mañana será domingo

y te pondrás el jubón,

la saya de muselina,

el delantal de algodón”

Interesante también su glosario que nos acerca términos como alducar, camellot, giponer, encanyat i cotonina. Para los que buscan ampliar su vocabulario, el libro de Aureli Puig es un gozo. El Diccionari de la Indumentaria, el vestit popular valencià als segles XVIII i XIX. Cançoner editado por la Diputació de Castelló es un ejercicio de geografía valenciana vestida de indumentaria.

Topet: “En València s’usa el monyo

en Eixatava el topet

en Vallada la pebrada

i en Moixent el ramellet

Topo:En València s’usa el topo

en Benaguasil, rodets

en Manises, caragols

i en Alaquàs, perolets“.

Y acabamos con una canción extraída de este último, para los que entran en la temporada de bodas:

“Ma mare no vol que em case,

perquè no tinc saragüells,

de la manta de la burra,

me’n faré quinze parells”

¡Feliz Día del Libro a todos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entrada anterior

Una mirada diferente a la orfebrería con Artesanía Ortíz

Siguiente entrada

África Sánchez: "La mayor fuerza es la sonrisa y es lo que quiero a mi alrededor"