Josep Corts Indumentaristes cumple 30 años ininterrumpidos en el mundo de la indumentaria de valenciana. Una trayectoria de prestigio tras la cual se encuentran Josep Corts y Vicente Moreno, el primero especializado en indumentaria y el segundo en vestidos de fiesta, novias y eventos, un tándem con una misma filosofía y pasión por el trabajo bien hecho. Pocas empresas en la actualidad superan la vigencia de esta firma que, tres décadas después de sus comienzos, sigue fiel a sus principios.

En este tiempo, cientos de historias se han tejido en este atelier: de vestidos de novia o de valenciana, pero también profundas amistades, grandes momentos compartidos y vinculados por siempre. Hemos querido profundizar en esta veterana firma desde la perspectiva de sus propios clientes. Obviamente no están todos los que son, pero sí son todos los que están. Ellos -o ellas, en este caso-  y otros muchos que por motivos de espacio no hemos podido incluir, no dudaron en ofrecerse para este encuentro homenaje a unos indumentaristas poco convencionales.

Josep corts Indumentat Totem-46
Muchas no se conocían entre sí, pero juntas conforman parte de la historia de 30 años de Josep Corts indumentaristes.

Primeros tiempos de recuperación histórica

Josep Corts me hizo su primer traje tras muchos meses de investigación. Somos amigos desde niños,  cuando decidió iniciar este proyecto no había referencias, no había internet, así que le acompañé a archivos y bibliotecas a documentarse. No entendíamos el traje de fallero como un uniforme y quisimos buscar el por qué de cada prenda, de cada complemento. Fue una aventura maravillosa. Mis padres eran los dos sastres y cuando decidí confiar en él toda mi indumentaria de Fallera Mayor en el año 87, se asustaron un poco. Me hizo tres trajes, en una época en la que en la Ofrenda todas las mujeres lucían corpiño negro de terciopelo. Sinceramente creo que marcamos un hito.

Amparo Balbastre

collage amparo Corts

Las primeras clientas, a finales de los años ochenta, reconocen que no fue nada fácil romper con la uniformización del momento y que no siempre se entendía el concepto de indumentaria tradicional. Las que se incorporaron en las décadas posteriores, nos comentan, pasaron de ser criticadas a imitadas.

Nos han parado por la calle para admirar y reproducir nuestros trajes. Recuerdo volver de la Ofrenda y que fueran parando a mi hija para observar hasta el último detalle, incluso levantarle la falda para verle las enaguas y como al año siguiente el diseño era reproducido fielmente. 

Diana Giménez

collage diana corts

Al final de los años ochenta encontrar una indiana era complicadísimo, buscábamos cretonas que era lo más similar y cuando nos poníamos una flor en el pelo nos decían que si veníamos de la Feria de abril.

Raquel Gascón

collage RaquelPara las nuevas generaciones, como Paula Mocholí, Fallera Mayor 2017 de la comisión Pinedo – Tres Camins, todo ha sido más natural:

Ahora es todo más sencillo, este año en mi Reinado la gente ha disfrutado con mis trajes y muchas personas se han acercado a preguntarme quién me los había hecho.

Paula Mocholí

collage Paula

collage 3 Corts

Coherencia y confianza

  Siempre me he sentido muy segura de lo que llevaba porque Josep se ha encargado de explicarme el por qué de las cosas. Yo fui hace 30 años a la Ofrenda con una mantilla de media luna y una falda lisa con un farfalar de puntilla. Hemos bailado mucho juntos y valoro mucho su carácter didáctico siempre con respeto a todas las opiniones.

Merche Bernal

collage Merche

Esther Clausich, nos confirma que fue pionera en su falla al llevar un justillo con lazos y un camafeo al cuello, mientras que Begoña Mollá nos asegura que nadie en su comisión se había puesto con anterioridad un mocador de pit con un devantal que no fueran a juego y que la gente le decía que si se había equivocado, las anécdotas se suceden entre risas.

collage 4 Corts

Mis vestidos no pasan de moda porque no siguen la moda. Llevo los trajes de cuando fui Fallera Mayor en el año 2000 y su vigencia es absoluta. 

Mª Carmen Oliver

collage Carmen Oliver

Es increíble como Josep y Vicente recuerdan todas las piezas que te han ido haciendo durante décadas y nos proponen nuevas transformaciones y combinaciones para dar nueva vida a una mantilla, unas puntillas o un vestido ya retirado, apunta Diana, mientras todas afirman con la cabeza.

Son capaces de dar varias vidas a tus trajes más especiales. Me visten desde que tenía 6 años, me hicieron un traje que era una joya cuando fui Fallera Mayor Infantil y Josep decidió cuando ya no me venía, deshacerlo y guardar la tela. Años después, cuando fui elegida Fallera Mayor, me puse enseguida en contacto con ellos para elegir los trajes, Josep me recordó que tenía esa preciosa tela guardada y que con ella me haría una nueva falda. Yo ni me acordaba, pero me produjo una gran emoción porque la tela me la había regalado mi abuela que ya no estaba conmigo.

Mª Pilar Coves

collage pILAR COVES

Para Merche Bernal la principal característica de la firma es su coherencia, Amparo Balbastre añade el criterio, el trabajo de investigación, la pasión por una profesión que nunca asumieron como un negocio.

collage 5 Corts

Perfeccionismo en la confección en un equipo perfecto

Josep y Vicente no tienen horas en su trabajo, todo ha de quedar perfecto. En mi traje de Clavariesa el año pasado, Vicente se pasó días buscando la pasamanería mas adecuada para ribetear mi traje en cuello, puños y cadera, como no encontró nada que le convenciera totalmente, decidió coserme cada una de las centenares de piedrecitas del vestido a mano. 

Vanessa Barahona

collage vANESSA

Me fascinó desde el primer momento la capacidad de entenderme tanto de Josep como de Vicente. Son muy diferentes, sus trabajos se mueven en contextos diferentes y, sin embargo, con los dos sientes esa complicidad que te hace sentirte tan cómoda. Aunque mi primer contacto  fue a través de los trajes de valenciana de Josep, me fascinó Vicente cuando se ocupó de mi traje de novia. Creo que forman un gran equipo y se complementan el uno al otro enriqueciendo su trabajo. 

Esther Clausich

collage eSTHER

Fue gracias a su consejo y a la complicidad entre ambos que pudimos transformar mi vestido de novia en traje de valenciana. Mi traje de novia fue uno de los primeros que me hicieron en 1998, cuando volví del viaje Josep me confesó que había soñado que lo transformaba en un traje de valenciana. Es un traje que lucí incluso cuando fui Fallera Mayor en el 2007 e incluso, hoy por hoy, me lo sigo poniendo con todos los recuerdo que me evoca.

Verónica Liñana

collage 7 corts 2

collage 8 corts

Me han hecho cada traje importante de mi vida: eventos, falla, bodas, bautizos, traje de novia. Pero lo que es más importante, han estado conmigo en cada acontecimiento importante de mi vida, los buenos y los no tan buenos.

Begoña Mollá

collage BEGOÑA

Destacaría la virtud de hacerte sentir guapa y favorecida en sus trajes, algo que solo se consigue desde el conocimiento profundo del oficio, pero también de la persona.

Ana Merino

collage aNA

Nuevas generaciones, nuevos proyectos

En el atelier de Josep Corts indumentaristes conviven ya tres generaciones de clientes. Muchas de las presentes en este encuentro reconocen que sus hijas tienen una complicidad aún mayor que ellas con los dos indumentaristas y es que a muchas las conocen desde que nacieron.

Han hecho todos los trajes a mi hija Nuria desde que nació: Fallera Mayor Infantil, Comunión, graduación… hoy en día con 19 años, mi hija los considera parte de su familia.

Eugenia Rodríguez

collage Eugenia

Acabamos la charla hablando de futuro. Esther nos confiesa que después de años en que todo ha sido para sus hijos, quiere reencontrarse con sus indumentaristas y que la mimen con un traje pensado para ella; una idea que secunda Merche, que asegura que ya está buscando una buena excusa para hacerse un nuevo traje; María Pilar añade que después de haber pasado por sus manos para crear sus trajes de Fallera Mayor Infantil, Fallera Mayor y novia, le encantaría volver a revivir la experiencia con su hija.

Josep corts Indumentat Totem-53

En cuanto a ellos, Josep Corts y Vicente Moreno, el año se presenta lleno de nuevos retos, con proyectos para expandir la firma y continuar creciendo, sin perder perspectiva de lo vivido en estas tres décadas, pero afianzando un futuro que comienza con un año en el que hay mucho que celebrar.

Fotos: Totem audiovisuales para Indumentat y archivo personal de las clientas. ¡Gracias a todas!

Entrada anterior

La indumentària que marca una vida al Museu de la Festa d'Algemesí

Siguiente entrada

Tania Sáez, Fallera Major de Sueca, El Perelló i el Mareny de Barraquetes