Se mantienen materiales como fibra vegetal, yute, cáñamo y algodón pero encontramos algunas adaptaciones originales. Algunos eligen aquellas en las que se contrasta el color a la beta de anudar a la pierna para destacar sobre el calcetín, otros optan por caretas reforzadas en zigzag cosido a mano.

Habituales en el fondo de armario de la gente del campo en comarcas como Els Ports y el Maestrat, las espardenyes de saragüell son una prenda que, por su desgaste, necesita renovarse cada año.

20150509_191021_2
DSC_0016_2
Entrada anterior

Las peinetas amplían la gama de metales desde el oro rosa palo al níquel negro

Siguiente entrada

Una pulsera realizada con el aderezo de valenciana