La orfebrería no queda exenta de la moda por los metales rosáceos. Las peinetas para niñas llegan en oro rosáceo que combina con los aderezos corales a la perfección. También el baño cobre se vuelve a demandar. Sin embargo en aquellas peinetas que se emplean para vestir a la antigua regresan tonos oscuros como el níquel negro, el latón patinado, el oro viejo marrón, la plata vieja y su hermano, el rodio.

En cuanto al tamaño, se mantiene el medio para vestir de valenciana, y las piezas más pequeñas se reservan para la dansà por comodidad y ligereza para el baile.

DSC_0216_2
DSC_0241_2
062_2
DSC_0125_2

 

Entrada anterior

La indumentaria es la inspiración de los trabajos de fin de curso del Gremio Sastres

Siguiente entrada

Las espardenyes tradicionales de la huerta se acomodan al saragüell moderno