L’Atelier de la Seda se ha encargado este año del diseño y confección de los jubones negros que llevan las Falleras Mayores de València y sus respectivas Cortes de Honor. La tradicional prenda de la indumentaria valenciana regresa al vestidor de las máximas representantes de las Fallas 2018 con una especial acogida de las falleras así como del público que lo demanda de nuevo.

El pasado viernes la corte de Rocío Gil Uncio acudió a l’Atelier de la Seda a recoger este cuarto cuerpo de su indumentaria oficial que dotará de versatilidad y elegancia a su indumentaria oficial. Una prenda que estrenaron en la Gala de la Cultura.

DSC_0885.jpg-Atelier-Seda-Jubones-Indumentat

DSC_0888-Atelier-Seda-Jubones-Indumentat

DSC_0891-Atelier-Seda-Jubones-Indumentat

Del mismo modo, la corte infantil de Daniela Gómez de los Ángeles repitió visita el sábado por la tarde para estrenar en la Gala Infantil de la Cultura su jubón negro de terciopelo.

DSC_0904-Atelier-Seda-Jubones-Indumentat
DSC_0902-Atelier-Seda-Jubones-Indumentat
DSC_0912-Atelier-Seda-Jubones-Indumentat
DSC_0916-Atelier-Seda-Jubones-Indumentat

Reproducciones antiguas en terciopelo labrado

Desde hace semanas hemos querido seguir de cerca el trabajo del equipo de Arturo Torremocha de cerca y observar la selección de las telas y de los patrones con los que iban a ser confeccionados.

atelier de la seda corpiños indumentat totem-5654

Para nosotros es muy importante recuperar esta prenda básica en la ropa de las valencianas y, después de algunos en desuso, está muy bien que se incorpore por parte de Junta Central Fallera y que sea de terciopelo labrado que es a lo que nos dedicamos nosotros – explica Arturo Torremocha – A nosotros nos gusta la indumentaria antigua que se recupera en la indumentaria festiva porque el jubón negro combina con cualquier falda.

Para la Fallera Mayor de Valencia, Rocío Gil Uncio se eligió un chaleco de la colección Pérez Palazón que se ha recuperado para la ocasión. El original  es marrón y púrpura, pero l’Atelier de la Seda lo ha reproducido en negro y muy pronto podremos ver cómo ha quedado en cuanto lo estrene.

atelier de la seda corpiños indumentat totem-5701

El jubón de Daniela Gómez de los Ángeles es un diseño exclusivo a realizado a partir de una reproducción de un chaleco masculino, una reproducción antigua original de Valladolid que se hizo con telas de las que por entonces se vendían desde aquí. Es un terciopelo labrado que dibuja una palmera pequeña. Nos gustó por ser un motivo fino para una niña.

atelier de la seda corpiños indumentat totem-5658

atelier de la seda corpiños indumentat totem-5663

La Fallera Mayor Infantil, Daniela Gómez de los Ángeles lo estrenó el día de la presentación de la indumentaria oficial de las Fallas 2018 en el Palacio de la Exposición con un guardapiés realizado también por la firma de Arturo Torremocha.

santos presentacion indumentristas totem indumentat_MG_7240

Para las Cortes de Honor se han  diseñado dos modelos diferentes en sendos patrones del s.XVIII, reproducciones antiguas, que l’Atelier de la Seda recupera para este ejercicio fallero con mucha ilusión. Cada pieza ha sido estudiada y trazada basándose al máximo en las técnicas de confección tradicionales, así como se ha ajustado a cada una de las chicas que los visten.

La manga larga – nos comenta Arturo Torremocha – para abrigarse bien y además están envarados en su interior y así no se ve cuando van dentro de la falda. Estamos muy contentos con el resultado y, lo más importante, ellas van cómodas y calentitas.

DSC_0921-Atelier-Seda-Jubones-Indumentat

Para la corte de la Fallera Mayor se ha realizado el modelo “Borlas” cuyo original es una mantilla de media luna con ese dibujo, mientras que para la Corte Infantil el terciopelo recrea unas “Magranetes” inspiradas en un chaleco antiguo.

atelier de la seda corpiños indumentat totem-5688
atelier de la seda corpiños indumentat totem-5727
atelier de la seda corpiños indumentat totem-5723
atelier de la seda corpiños indumentat totem-5685

L’Atelier de la Seda investiga y estudia con el objetivo de recuperar una serie de tejidos olvidados y en muchos casos desconocidos para gran parte del público. Gracias a su interés por el coleccionismo de piezas textiles antiguas e indumentaria en su catálogo podemos descubrir basquiñas, refajos estampados, indianas, cintas de terciopelo y terciopelos labrados.

Los terciopelos labrados fueron muy comunes desde su expansión en época medieval. Alcanzaron su mayor florecimiento durante el final del siglo XVIII e inicio del siglo XIX. Tal fue su éxito que se empezaron a emplear en toda clase de prendas.

Y es que no podía faltar en el ajuar femenino – nos cuentan – un buen jubón negro, a la moda del momento y que se convirtió casi  sin quererlo en imagen de la indumentaria valenciana festiva. Así es como paso a paso, hilo a hilo y puntada a puntada han llegado a sus destinatarias aquellos jubones que eran simplemente un tejido ya olvidado hace años y ahora vuelto a la vida y llevado de nuevo a revivir viejos tiempos.

Entrada anterior

El Gremi Artesà de Sastres i Modistes celebra el seu patró Sant Vicent Màrtir

Siguiente entrada

Aquesta és la imatge gràfica de les #Falles2018