El Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias “González Martí y la Subdirección General de Museos Estatales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte con la colaboración del Institut Valencià de Conservació, Restauració i Investigació (IVCR+i) presentan la exposición “Els temps de la seda” (“Los tiempos de la seda”) hasta el próximo 19 de marzo. Una muestra que incluye más de un centenar de piezas que ilustran la producción europea de seda entre finales del siglo XVII y principios del XIX.

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3490
Patrimonio Nacional ha cedido numerosas piezas procedentes de la Real Fábrica de Tejidos de Juan Antonio Miquel de Valencia como las colgaduras de soprepuerta de principios del XIX.

DSC_0295-red González Martí expo seda indumentat

Tejidos, piezas de indumentaria como jubones, casullas, dalmáticas o mantos, cortinas y colgaduras, mobiliario, así como documentos forman parte de esta exposición única que en la que se ha trabajado, según nos comentaba Jaume Coll, director del Museo “González Martí” (Palacio del Marqués de Dos Aguas), durante año y medio para lograr reunir una muestra única.

Los tiempos de la Seda” reúne piezas procedentes de la colección de textiles del Museo Nacional de Cerámica así como de Patrimonio Nacional, Museo del Traje, Casa-Museo Benlliure, Centre de Documentació i Museu Tèxtil de Terrasa, Colegio del Arte Mayor de la Seda de Valencia, Real Colegio y Seminario del Corpus Christi de Valencia y Museo Municipal de Requena, además de colecciones particulares. Una muestra única que no se había logrado reunir hasta la fecha.

Los tiempos de la seda

La exposición consta de once apartados, ocho de ellos correspondientes a sendos periodos o “tiempos” de la seda y los tres restantes son de carácter temático y transversal. El siglo XVII se presenta como un periodo de transición entre los elaborados terciopelos labrados de los siglos XV y XVI y el amplio abanico de espolinados del XVIII.

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3444

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3446

El estilo Bizarre (1690 – 1720) nos ofrece tejidos exóticos de influencias orientales. Porcelanas, sedas, algodones estampados se trasladarán a las lujosas sederías de la época. Los motivos ornamentales de Occidente se mezclaron con los orientales creando programas decorativos inéditos en las artes decorativas y cercanos a lo abstracto.

Dentelle (1720 – 1732) es el nombre del estilo que continúa al anterior, donde la simetría ocupa un lugar destacado. En Valencia y el resto de la corona española estos tipos de tejidos eran conocidos como “persianas en campo de raso”. En el Naturalismo (1732 – 1745) se busca la profundidad y el relieve en los diseños mediante las oposiciones cromáticas, e intentan superar los dibujos de los tejidos planos y convencionales acercándolos a las propuestas de pintura.

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3448

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3461

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3483
Esta colgadura de Antonio de Arias (Valencia,1740) regresa a la ciudad cien años después tras su restauración.

En el Rococó (1745 – 1770) el esquema básico y predominante en los diseños de  los tejidos son las líneas onduladas en zigzag, del juego de curvas y contracurvas conocido como efecto meandro. La sinuosidad se configura con cintas, lambrequines, guirnaldas vegetales o florales y encajes muy estilizados, no siempre reconocibles. En el Neoclasicismo (1770 – 1795) la preferencia por los tejidos ligeros y lisos, o con motivos decorativos reducidos y esquemáticos, que introdujo los gustos y las costumbres de la aristocracia inglesa, fue poco a poco reflejándose en la moda. Como referentes de los fabricantes y maestros sederos valencianos de la época destacan las aportaciones de: Joaquim Fos, Claudio Bodoy y Carlos Iranzo.

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3478

A finales del siglo XVIII cierran gran parte de las fábricas lionesas de seda. Es el momento Imperio (1795 – 1815), desaparece la monarquía y se extingue la aristocracia, principales consumidores de tejidos suntuosos, primará una indumentaria más funcional y simplificada por parte de una burguesía con actividades mercantiles o intelectuales. La lana y el algodón desplazan a los vestidos de seda. La muselina, les toiles y batista generalmente bordadas en lino o algodón y los estampados de algodón – indianas y percales – serán los tejidos más demandados.

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3484

En la época del Eclecticismo Lyon se consolida mientras la sedería valenciana continúa su proceso descenso en declive hacia 1870. Los sederos valencianos, los maestros y editores se debatirán entre el proteccionismo a unos tejidos que se alejaban del gusto mayoritario y la necesidad de modernización tecnológica de las fábricas. En 1818 se instalan en Valencia los primeros telares Jacquard, burlando el celoso control del Estado francés, pero no tendrán presencia significativa hasta 1850. Los tejidos se diversifican. Se recrean motivos góticos, otomanos o árabes, persas, orientales y llenan prácticamente todo el siglo XIX hasta el modernismo. Los diseños y tejidos de la sedería valenciana durante esta época también responden, en parte, a las demandas y exigencias de la moda.

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3471

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3485

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3463

No faltan en esta exposición las basquiñas, prenda de respeto utilizada por las mujeres de todos los estamentos sociales, que se empleaba como sobrefalda en la calle o lugares públicos y se quitaba al llegar al domicilio al igual que se hacía con la mantilla. Por su parte los damascos, creados a finales del siglo XVII o principios del XVIII, probablemente en Génova, se convirtió en el diseño más atemporal, universal y retejido los últimos trescientos años. Técnicamente es un dibujo simétrico, de punto y retorno, con un rapport en vertical muy importante, como era habitual en los tejidos coetáneos del estilo bizarre. Un tejido que ha decorado centenares de salones de palacios reales y aristocráticos, pero también ha sido utilizado como tejido principal de algunas piezas de vestir de la indumentaria popular.

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3499

DSC_0053-red González Martí expo seda indumentat

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3502

Por último, la seda de Filadiz (hiladillo) de capullos defectuosos y restos, no se devanaba sino que se hilaba convencionalmente. Al representar una importante cantidad de fibras de baja calidad no tenía salida comercial y su consumo se destinó al ámbito doméstico.

En esta exposición se expone piezas de prestigiosos coleccionistas particulares como: Conxa Oliver, Granell – Martín, Francisco Zanón, José Iglesias, Josep M. Sabater, Charo Cebrián, Miguel Ángel Lahoz, Ferrandis – Bermejo y María Victoria Liceras. El próximo mes de enero esta exposición se completará con un libro en el que se recoge esta documentación bibliográfica del comisario de la muestra Josep M. Sabater y de la restauradora Mercè Fernández entre un largo elenco de colaboradores que han hecho posible esta muestra temporal que esta abre hoy sus puertas en Valencia.

González Martí expo seda indumentat totem_MG_3468
González Martí expo seda indumentat totem_MG_3493
González Martí expo seda indumentat totem_MG_3472
González Martí expo seda indumentat totem_MG_3498
González Martí expo seda indumentat totem_MG_3456
González Martí expo seda indumentat totem_MG_3480

Fotografías: Totem Audiovisuales para Indumentat.

Entrada anterior

Yinsen Studio de Vila-real dissenyarà el cartell i la imatge gràfica de les Falles de 2018

Siguiente entrada

Sagunto confía en Mar de Seda el tejido oficial de sus Falleras Mayores y Corte de Honor