Se llama San Martín se trata de una singular seda estrecha empleada en origen como casulla litúrgica y de origen francés. Con ella Mar de Seda inaugura su nueva colección de sedas inspiradas en el siglo XVIII.

mar de seda- fallera

El dibujo original procede de una casulla francesa que hemos adquirido a un anticuario. Nos fascinó las posibilidades de esta tela tan elegante y decidimos adquirirla para que fuera el buque insignia de nuestra nueva colección, toda basada en recuperación de telas antiguas, nos comenta Fernando Vila.

Una vez en posesión de la tela original el especialista de la firma ha trabajado en ella durante mes y medio para transcribir sus características al ordenador, el conocido como picado de la tela, respetando todas sus peculiaridades. Con la reproducción se pueden apreciar detalles tan sorprendentes como los dibujos de flores fantásticas, algo muy típico en la escuela francesa de la época que era más bucólica e imaginativa que la de origen inglés.

tela-flores
Detalle de la pieza original.

En el XVIII en Inglaterra hay un gran empuje de la botánica y el conocimiento científico, por eso es habitual reproducir plantas y animales muy realistas y con todo lujo de detalles, mientras que en Francia era más apreciado el dibujo más fantástico, como el que podemos descubrir en la seda “San Martín”.

tela-fallera- flor- tejido- San Martín
tela-fallera
tela-fallera
tela-fallera

Además se ha decidido aligerar la tela suprimiendo parte de la “nobleza” del fondo de la misma, lo que le da un estilo único,

 En la actualidad se ha reproducido con fondo en gris marengo y distintas combinaciones de colores en las flores que permiten tramas de 8 o 12 colores al gusto de la clienta. No hay telas como ésta en el mercado, es un dibujo con el sello de Mar de Seda.

En  la actualidad Mar de Seda trabaja en nuevas urdimbres en blanco y en azul noche para este elegante San Martín del que se sienten tan orgullosos.

Creemos que abrimos un camino muy bonito con la recuperación del dibujo Arabela que tanto éxito ha tenido, queremos una colección de dibujos singulares basados en la reproducción de telas clásicas del siglo XVIII. Es una tela ideal para singularizarse en el reinado de una Fallera Mayor, todo ello con unos precios muy ajustados al mercado actual.

En su afán por seguir sorprendiendo desde el respeto a la antigüedad, visitan estos días las conocidas ferias del textil de Frankfurt y París: son las telas las que no conquistan a nosotros y no al revés; dibujos que nos sorprenden por su historia o su especial encanto. Queremos conseguir una colección de sedas muy, muy especial y con la recuperación del San Martín, sin duda, hemos dado el primer paso.

Fotografía: Totem audiovisuales para Indumentat.

Entrada anterior

Obri l'agenda perquè ací tens el Programa de les Falles 2017

Siguiente entrada

Las Fallas se promocionan al mundo en Fitur