Son las madres de Alicia Moreno Morales y Sofía Soler Casas, dos mujeres sencillas y discretas a las que hemos querido rendir este particular homenaje en forma conversación distendida por el Día de la Madre. Nati Morales y Paqui Casas viven atentas a cada necesidad de sus hijas y con su agenda personal relegada a un segundo plano. Como todas, pensará más de una, sí. Pero ellas, además, viven un año único al mismo ritmo de actividad de la Fallera Mayor e Infantil de Valencia. Su objetivo: que brillen durante los 365 días como el primero.

Durante las Fallas han dormido una media de tres a cinco horas. Pendientes de avanzar tareas, de tener todo organizado para poder cumplir los horarios, las citas que se solapan en el calendario. Sus teléfonos son auténticos ficheros de información confidencial, pruebas, visitas, actos, presentaciones, premios, de nuevo pruebas, viajes y al final del día: la sonrisa de satisfacción les ilumina una mirada en ocasiones cansada, pero feliz. Una de ellas ha perdido peso, la otra lo ha ganado. Juntas viven intensamente este regalo de la vida.

Madres Falleras Mayores Valencia Indumentat 4

Nati Morales, madre de Alicia Moreno, recibió la noticia con cierta desazón. Sabía que se cumplía el sueño de Alicia, pero también que había que mentalizarse de que es un año intenso para toda la familia. La Fallera Mayor de Valencia se convierte en el centro de atención, de comentarios, de críticas. Y hay que acompañarla en ese camino para que disfrute intensamente de todos los actos de su agenda.

¿Si mejoraría algo? El reparto de cestas después de la exaltación en el Palau de la Música. -Se ríe-. Es verdad, tuvimos que contratar un camión para podernos llevar todas las flores y repartirlas. Pero Alicia lo tiene todo muy medido, – nos cuenta- , incluso con las madres de las componentes de su Corte de Honor. Les ha ido regalando ramos de flores y no descuida detalle con ellas. Ellas son 13 amigas y está encantada con ellas porque han hecho piña, como se suele decir.

Madres Falleras Mayores Valencia Indumentat 2

A mi edad y en este tiempo de reinado de Alicia, me ha cambiado la percepción de las personas. He agradecido y sentido un apoyo estupendo e incondicional de los que están a tu alrededor, pero también me he llevado alguna que otra sorpresa, pero es la vida. Aún me emociono al recordar a Pilar, una vecina de mis padres de toda la vida. Un día que nos cruzamos contrarreloj me abrazó y me dijo: Tu hija, un 10. Díselo. Y como ella cientos de rostros queridos, como los de niños que pasaron por mi escuela infantil (Nati ha trabajado treinta años como educadora en una cooperativa) y que aún hoy te reconocen como la mamá de la Fallera Mayor que fue su profesora y te felicitan. Recibes tanto cariño, que compensa el agotamiento de los días intensos.

Sólo la he visto saltarse una vez el protocolo y fue en el casal de su falla cuando, al salir entre aplausos estaban sus abuelos y se acercó para darles un abrazo.

Alicia-Moreno-y-Nati-foto-web-indumentat
Alicia Moreno, Fallera Mayor de Valencia con su primera traje de valenciana con Nati delante de su falla.

Paqui Casas es la madre de la Fallera Mayor Infantil de Valencia. Sofía ha cumplido 12 años, pero es una niña. A pesar de ser muy disciplinada gracias a la gimnasia rítmica y a la música, sus dos pasiones junto con las Fallas, le explicamos en casa que, además de ser un año divertido para ella, conlleva una responsabilidad. Y, según nos comenta su madre, no se ha quejado ni una sola vez por madrugar, ni por cansancio, está disfrutando junto a las niñas con las que ha hecho pandilla, así como con Alicia y su corte.

Madres Falleras Mayores Valencia Indumentat 3

En estos meses ella ha crecido, pero nosotros también. Desde el día que fue elegida en La Fonteta como parte de la Corte de Honor 2016 empecé a vivir el sueño de Sofía de su mano. Te cambia la vida porque recibes mensajes de los que conoces, pero también de cientos de personas anónimas que, a través de las redes sociales, felicitan a la niña, la apoyan y valoran. Nunca hablamos delante de ella de lo que pueden decir o no de ella en Facebook, por ejemplo. Es una manera de protegerla, por exceso o por defecto. Cuando su nombre sonaba como una de las favoritas, le decíamos que era porque le habían votado en las quinielas de la prensa todos nuestros familiares de Cuenca. (Se ríe).

foto-paqui-y-sofia.gif-para-web-Indumentat
Sofía Soler y Paqui Casas cuando la Fallera Mayor Infantil aún no caminaba.

La indumentaria de una Fallera Mayor

Alicia es dueña de sus decisiones, -reconoce su madre-, ella misma cada mañana decidía el traje que consideraba más adecuado y cada noche se lo quitaba y organizaba todo antes de que nosotros llegáramos. Es muy meticulosa con todo porque es una apasionada de la indumentaria, ya lo sabéis, de hecho me sorprendió mucho cuando quiso aprovechar unas manteletas mías en un traje con tela de Camilo Miralles. Para mi fue un pequeño homenaje a las mujeres de la casa. A la pregunta de cuál es su preferido, sé que tiene un especial cariño al que le regaló su comisión.

Paqui sin embargo, sí ha tenido que estar pendiente del vestidor de Sofía. Tenemos todo ordenado en burros, además hemos vaciado provisionalmente una librería para colocar los aderezos y peinetas. Facilitar la labor a todos. Es clave para mantener el orden en casa. Ella sí tiene un vestido favorito, que también es el de su padre pues lo escogieron juntos. El Carpio de color azul tinta que estrenó en la presentación de su comisión

Ambas saben que, finalizado el reinado, tendrán que hacer “inventario” de la indumentaria adquirida. Y decidirán cómo clasificar y guardar prendas. Y el orden volverá a instalarse en el hogar.

14042016-_MG_9323

Dejamos atrás las Torres de Serranos, con el recuerdo de la Crida en la que por primera vez habló una Fallera Mayor Infantil, para adentrarnos en el corazón de la fiesta. En la Plaza de la Virgen de los Desamparados han vivido momentos inolvidables con sus hijas. Las han vuelto a acompañar en la Ofrenda, como cuando comenzaron su vida fallera, pero este año las emociones les han dejado imágenes que aún humedecen sus ojos. Para Nati la imagen que retiene en su retina es la de Alicia cuando entró a la Plaza. Ella volvió a vestirse después de muchos años, para acompañarla con su marido.

Nati Morales Ofrenda 2016 Indumentat 1

fallera mayor- Alicia Moreno-ofrenda-Indumentat

Para Paqui sin embargo, el momento inolvidable de Sofía se traslada hasta el Palau de la Música de Valencia, cuando saludó desde el escenario en el acto de la exaltación. Su sonrisa y su mirada me sobrecogen todavía hoy.

Exaltación-fallera mayor infantil-Sofía Soler-Indumentat Foto Armando Romero JCF

Una Fallera Mayor nace, no se hace

Coinciden al afirmar que una Fallera Mayor nace, no se hace. Una buena candidata tiene que cumplir requisitos como – explica Nati – un amor incondicional a las Fallas, saber estar, don de gentes, saber expresarse y tener las ideas claras desde pequeña. En el caso de una niña además ha de seguir siéndolo – comenta Paquino puede perder su frescura y espontaneidad.

Madres Falleras Mayores Valencia Indumentat 1

El refuerzo de la familia: conciliación y apoyo moral

Han vivido jornadas de película, no sólo por la magia sino por el vértigo. Un día, aún estábamos aprendiendo, aparecimos en un acto y Sofía no llevaba la Joia. Regresamos a casa a por ella corriendo, el coche parecía el de aquella serie de policías Starsky y Hutch, pero lo logramos. Sus maridos también participan del cambio de ritmo en casa. Y han estado al 100%, matiza Paqui. En casa de Alicia también han compartido esa sensación. Nos cuenta Nati que un día, con dos horas apenas de sueño, llamaron al timbre y nos habíamos dormido. Aquí fue mi hija la que me dio una lección de serenidad. Te aseguro que Alicia se vistió en 10 minutos y me decía: tranquilízate mamás porque estaremos a tiempo.

Nati se emociona cuando hablamos de sentimientos muy personales. Muchas noches, al llegar a casa, agotadas pero felices nos hemos abrazado. Ese es el agradecimiento más reconfortante que recibo de mi hija. Es la paz que necesito con su abrazo y su sonrisa. Eso nos ha relajado y llenado a las dos muchísimo. ¿Y sabéis lo que estamos haciendo ahora más relajada tras las Fallas? Estoy leyendo sin prisa y a fondo las revistas, mientras que Alicia ha comenzado a recortar artículos y archivar todo lo que desde Fallas nos ha sido imposible. Su presidente de cuando Alicia fue Fallera Mayor Infantil en su falla, Antonio Zaragoza,  se ha ocupado de recoger todo. ¡Un detallazo!

Para Paqui ha sido vital el apoyo de la familia y de los amigos, pero muy especialmente contar con la abuela Elvira, sin ella no hubiera sido posible. Sofía tiene un hermano al que también he de atender porque aún es pequeño.

Hoy Día de la Madre, Alicia y Sofía les reservan su más preciado regalo, seguir llenando de buenos momentos ese álbum de recuerdos compartidos inolvidables. Asienten al unísono. Repetirían la experiencia para cumplir el sueño y deseo de sus hijas. Sin dudarlo.

Su consejo para aquellas falleras que estén ya pensando en las preselecciones: adelante, con pasión y dedicación. Es un tren que pasa en la vida y al que merece la pena subirse. 

Fotografías: Totem Audiovisuales para Indumentat. Archivo familiar y Junta Central Fallera.

Entrada anterior

África Sánchez: "La mayor fuerza es la sonrisa y es lo que quiero a mi alrededor"

Siguiente entrada

La Goya, més que fils: tu nueva tienda de indumentaria en Alboraya