Desde septiembre de 2013 parte de la plantilla de los históricos Almacenes España en Valencia inició una nueva etapa profesional, con la experiencia de los años y el aval de ser la tercera generación al frente de su establecimiento de indumentaria valenciana. Aguas de Marzo está integrado por un equipo de ocho personas, con un renovado diseño y estilo juvenil, que apuesta por la coordinación para lograr el resultado más perfecto. Estos son sus integrantes:

Aguas de Marzo para Indumentat 3

 María José Aguas Barón: Control de talleres de costura y revisión de pruebas para entrega.

“Mi padre nos enseñó que quien mantiene su palabra y es serio, va adelante”

Aguas de Marzo para Indumentat 2

Estudiante de Turismo, por las tardes y con solo 19 años, ya acompañaba a sus padres en una de las ubicaciones comerciales con mayor afluencia de visitantes en Valencia. Aquella primera tienda de Almacenes España en la Plaza de la Reina, de la que aún se emociona al hablar y que desapareció tras el incendio de 1980.

Cuando no había colegio íbamos a la tienda porque era parte de nosotros. Mi padre comenzó con 10 años, se hizo a si mismo y al quemarse pensó que todo se perdía. Todos los días pienso en él. Hace ya 16 que no está y aún sentimos su fortaleza. Era incansable y especial, nos enseñó que el que se hace respetar y mantiene su palabra, el que es serio en su trabajo, va adelante. Nos decía que respetásemos mucho a los empleados porque son tu gente. Sus enseñanzas están en el legado en vida de mis hijas.

Recuerdo cuando le dije a mi padre que no quería estar en el despacho ayudando con la contabilidad, que prefería la tienda porque es mucho más creativo y cada traje es diferente se disgustó, pero me dijo que adelante. El año que viene me jubilo, me pasaré algunos días porque lo voy a echar de menos. Sin embargo me queda mucho por hacer, he pensado en estudiar restauración de muebles, inglés y disfrutar con mis nietos pues hasta ahora no he podido como me gustaría.

Amparo Cabo Mansilla: Control de género, referenciado de producto y muestrarios.

“Intento ponerme en la piel del cliente y pensar en lo que busca”

Aguas de Marzo para Indumentat 3

Es la veterana en experiencia, desde hace 38 años, ha trabajado con las tres generaciones de la familia Aguas. Interactúa con todo el equipo porque su función está en la entrada de referencias desde fabricantes y proveedores. Su labor es minuciosa y requiere precisión para garantizar la variedad en la oferta al cliente.

Soy la más antigua de la tienda, trabajé con el Señor Aguas, con María José y con Ramón, ahora sigo con sus hijas y la misma motivación: satisfacer al cliente sin dejar de enseñarle opciones y por eso, desde el momento en el que mira los catálogos y muestrarios intento ponerme en su piel. Saco al mostrador todo lo que quiera ver, que elija y encuentre lo que busca. Para mi el cliente ideal es que sabe lo que quiere, es educado, concreta pero se deja aconsejar y escucha.

 

María Aguas: Compras a proveedores, diseño de modelos propios y creativa.

“Poder trabajar en familia es la ilusión que me mueve a diario

Estudió Turismo, Traducción e Interpretación. Desde el año 2001 trabajó en la tienda de sus padres, Almacenes España, en Marqués de Sotelo. Desde el año 2013 comparte con su hermana una nueva etapa como empresaria, tercera generación de ilusiones renovadas.

Disfruto diseñando corpiños, viendo la cara de felicidad de las clientas en el probador. También me gusta la época de compras, recorrer fábricas con mi madre y mi hermana. No sé coser, es mi asignatura pendiente, pero sé dirigir a ciegas las maniobras en el taller para no perder detalle. En estos momentos me apetece mucho aprender patronaje y en algún momento de la vida me lo he propuesto. Me quedo con una enseñanza, una frase de mi madre: “la mejor lotería es el trabajo”. Me siento muy afortunada de poder trabajar en esto y además con mi familia. Esa es la ilusión que me mueve cada día, vernos aquí todas. Estoy en casa rodeada del mejor equipo.

Fátima Aguas: Administración, gestión, recursos humanos y creativa.

“Hemos tenido los mejores maestros y la responsabilidad aún es mayor ”

Estudió Turismo y durante 8 años trabajó en el aeropuerto como azafata de tierra y coordinadora de vuelos. Una etapa que considera clave para la gestión de la empresa, le sirvió para ser ordenada y mejorar en la eficacia. Madre desde hace seis meses, se reconoce conciliadora en los turnos de trabajo, vacaciones para que los empleados dispongan de dos días libres semanales y un horario acorde a su vida familiar.

En un aeropuerto todo debe funcionar al unísono en facturación, en horarios, en cualquiera de las fases del proceso o el vuelo sale retrasado. Aquí es exactamente igual. Organizarse es clave para que todo vaya según lo establecido. Por otro lado, mis dos pasiones son viajar y la indumentaria, por eso intento buscar novedades allá dónde voy. El logotipo de Aguas de Marzo es fruto de un hallazgo, en el Mercado de las Pulgas de París, la flor y color azul corporativo lo hemos sacado de esa tela, una antigüedad del XVIII que compramos junto con dos herrajes de una puerta de la época Imperio, dos cuernos de la abundancia de bronce que restauramos para la tienda y que están en el mostrador principal. Abrimos Aguas de Marzo en el peor momento de la crisis, pero aquí estamos gracias a la escuela que hemos tenido. Hemos querido estar a la altura de los que nos preceden, hemos tenido los mejores maestros y nuestra responsabilidad aún es mayor porque las comparaciones están ahí. Pero ese es nuestro reto.

Lola Abarca Montemayor, dependienta y escaparatista.

“El primer dependiente es el escaparate”

Aguas de Marzo para Indumentat 4

Esta profesora de Corte y Confección estuvo en el equipo de Almacenes España durante 15 años. Se encarga de los escaparates de Aguas de Marzo. Dependienta en tienda, también se pone con la aguja, si es necesario, para los últimos retoques.

Interactúo con todo el equipo, estamos preparados para establecer rotación si fuese necesario. A la hora de preparar los escaparates, -que son como mis hijos pues tengo niñas-, necesito la opinión sincera de mis compañeros. Adoro esta tarea, soy perfeccionista, me documento y miro mucho. Mis hijas de 5 y 11 años juegan a tiendas de indumentaria, a ser nosotras. Es divertido verlas, juntas pensamos ideas por la calle, de hecho ya tenemos ideado el escaparate de Navidad. La sensación desde dentro de la tienda cuando se paran las personas a observar, entran e incluso nos cuentan que, regresan un lunes porque al pasar en festivo, les atrajo el escaparate, es mi mayor satisfacción.

Rafa Gallart Chuliá: Control de almacén y revisión de pruebas de caballero.

“Mi mayor satisfacción es que los clientes vengan a buscarte”

Aguas de Marzo para Indumentat 5

Estudio Mecánica pero desde hace 25 años, desde 1990, es uno de los rostros habituales de esta firma, antes en Almacenes España y hoy en Aguas de Marzo. Sus compañeras valoran su buen humor y su disponibilidad a la hora de ayudarles con las piezas más pesadas sin perder la sonrisa.

Soy el figurín de la empresa, el modelo porque todas vienen a probarme prendas masculinas. (Se ríe). Controlo las pruebas de los hombres, que desde hará unos cinco años, viene con su pareja de manera activa, participan en la decisión y te explican lo que quieren. Antes nos los sacabas del pantalón de rayas y ahora te piden un calzón de saragüell sin reparo.

Para mi, la mayor satisfacción que los clientes vengan a buscarte después de tantos años. Creo que valoran que seas honesto y que todo el equipo sea coherente en este sentido. A veces alguna persona te pide opinión sincera y has de serlo. El trato es fundamental, que el cliente se sienta a gusto con lo que elige. 

 Raquel Pérez Tomás: Dependienta, toma de medidas y retoques finales en probador.

“El cliente ideal deja todo en tus manos y regresa a darte las gracias”

Aguas de Marzo para Indumentat 6

Comenzó los estudios de Administrativo pero la oportunidad de trabajar en Almacenes España hizo que los abandonara  para ser dependienta de una empresa con solera. Desde 1988 ha trabajado con las tres generaciones de la familia Aguas. 28 años después se sigue emocionando cuando un cliente la llama por teléfono o regresa a la tienda con una fotografía para agradecerle el trabajo realizado.

Mi hija tiene ya 22 años y ha crecido a la vez que Fátima y que María. El día que me pidieron, tras el cierre de Almacenes España, que me viniera con ellas a Aguas de Marzo fui feliz. Pasé un par de semanas de incertidumbre, preocupada porque a mi edad, entonces tenía 45 años, cerraba una etapa de dudas profesionales. Pero se cerró una puerta y se abrió esta ventana.

El cliente ideal es el que deja todo en tus manos, que confía y que regresa para decirte “gracias, no sabes lo guapa que he salido, lo contenta que estoy con este vestido, te llaman  porque ha sido un éxito. Esa es mi motivación diaria, compartir su emoción y también  jubilarme aquí, ese sería mi sueño. 

Ana Ramírez Pérez: Dependienta, retoques finales de costura en el taller de tienda.

“Mi abuela sabía que algún día yo trabajaría aquí”

Apenas lleva un año en Aguas de Marzo tras dedicarse durante una década a la peluquería y, posteriormente, abrir su negocio de indumentaria. Fallera desde niña, disfruta de la minuciosidad de los pequeños detalles.

Mi historia es un poco de novela. Cerré mi tienda para cuidar a mi abuela durante sus últimos meses de vida. Me enteré por Canal 9 que cerraban en Almacenes España y fui a dejarles mi currículum animada por ella, pensando que sería una ampliación o reforma. Mi abuela me dijo que me llamarían para trabajar aquí. Después me quedé embarazada y paseando descubrí la tienda, vine y dejé de nuevo otro currículum en Aguas de Marzo. Nació mi hija y al mes me llamaron para empezar. Estoy media jornada encantada. ¿Mi deseo?, quedarme aquí. No tengo otra inquietud, ya no busco más. Suerte es poco. Y ella, lo sabía.

Aguas de Marzo para Indumentat 8

Fotografías: Sara Ibáñez de Totem Audiovisuales para Indumentat.

Entrada anterior

Juan Antonio Remedios: "Somos la Cenicienta de la indumentaria".

Siguiente entrada

La banda fallera, a debate