No hay mejor regalo para una madre que ver sus sueños cumplidos en sus propios hijos, como éstos heredan sus pasiones y valores, su gusto por las tradiciones; poder compartir con ellos lo que un día fueron sus emociones y que éstas, años después, revivan en sus propios hijos.

Silvia, una mujer amante de las fallas y sobre todo de la indumentaria de valenciana, fue Reina Fallera de la Comisión Centro España de Borriana hace 24 años, entonces pudo cumplir con una de sus pasiones: llevar un espolín “Alcazar” de Garín en su Reinado.

garin-alcazar-fallera-indumentat

Un regalo para Helena, un homenaje a su madre

Este año le tocó el turno a su hija Helena, que ha sido Reina Fallera Infantil de la misma comisión. Una ilusión muy grande en la que se implicó toda la familia. Pero para Sergio, el papá de Helena, suponía también una posibilidad para sorprender y homenajear a su mujer:

Con el apoyo de mis hijos decidimos volver a Garín, del que tanto nos había hablado mi mujer, y encargar para Helena los espolines que luciría en su Reinado. Queríamos por un lado unos vestidos inolvidables, pero también darle una sorpresa a mi mujer, que tanto estima las sedas y el trabajo artesanal de los telares manuales de Garín. Era un regalo para el Día de la Madre adelantado.

garin-espolin-indumentat (7 de 23)

Con la complicidad de toda la familia y el asesoramiento de Elena Ribes en los telares de Garín, se decidió tejer para Helena un “Francia” en color aguamarina y un “Carpio” en blanco, dos de los dibujos más emblemáticos de la firma.

El “Francia” es un tejido en un color muy suave de fondo con las flores muy marcadas para darle importancia al dibujo. El turquesa de fondo respeta el dibujo donde las flores parece que salgan del traje. Algo muy similar ocurre con el “Carpio” elegido, donde el blanco de fondo pasa a segundo plano para que el ramo central y las flores que lo rodean reflejen una explosión de color y alegría, como la que transmite Helena con sus ideas claras y su determinación, nos comenta Elena Ribes. 

garin-espolin-indumentat (9 de 23)

Pero el secreto no duró mucho tiempo. Por consejo de la misma firma y de amigos cercanos, decidieron contar la gran sorpresa a Silvia.

Nos dimos cuenta que lo que estábamos viviendo en Espolines de Garín, todo el asesoramiento, la elección de los dibujos y la posterior combinación de colores eran decisiones demasiado importantes y bonitas para no contar con Silvia, queríamos vivirlo toda la familia junta. 

A partir de ese momento se sucedieron las visitas a la fábrica de Moncada.

Nos hemos sentido muy arropados, el trato es muy familiar, cada decisión ha contado con su muestra, su proceso, hasta que hemos sido capaces de visualizarlo. En estos tiempos de mecanización y trabajo en serie, te das cuenta del valor de la artesanía y el enorme trabajo que lleva detrás. 

garin-espolin-indumentat (9 de 23)

Unos trajes muy vividos

Finalmente Helena ha podido disfrutar de sus dos preciosos espolines durante todas las Fiestas. Han sido, como nos dice su padre, unos trajes “muy vividos”, hechos para disfrutarlos y para que queden por siempre vinculados a cada momento especial pasado en la falla: su Presentación, su Proclamación… cada acto quedará marcado por siempre en su memoria.

garin-espolin-indumentat (9 de 23)

garin-espolin-indumentat (9 de 23)

Ella ha tenido la última palabra en unos trajes confeccionados tal y como se hacían hace cais 200 años, con unos de los dibujos con más solera de la casa espolines de Garín, y por ende de la historia de la sedería valenciana de la que es uno de sus principales representantes. Desde 1820, la fábrica elabora tejidos de seda artesanales destinados a la confección de indumentaria tradicional.

garin-espolin-indumentat (21 de 23)
garin-espolin-indumentat (21 de 23)
garin-espolin-indumentat (21 de 23)
garin-espolin-indumentat (21 de 23)
garin-espolin-indumentat (21 de 23)

La mismas máquinas jacquard decimonónicas que tejieron las ilusiones de Silvia, han unido por siempre en un vínculo especial a madre e hija, y a toda la familia Beltrán. Porque a veces los regalos más apreciados, ni siquiera son para nosotros.

garin-espolin-indumentat (9 de 23)
Helena, junto a sus papás.

Fotografías: OPG fotogràfic

 

Entrada anterior

Andrea del Caño Moya, de la Hoguera Polígono de Babel, Bellesa del Foc Infantil d’Alacant 2018

Siguiente entrada

Homenatge a Fermín Pardo, el portador de la tradició