El día 4 de abril se clausuró en Requena “Vestirse con un cuadro. Exposición de mantones de seda” después de casi dos meses abierta al público en el Templo de Santa María de la ciudad y recibir la visita de varios miles de personas.
Dentro de los actos que se han organizado paralelamente a la exposición dos han sido de especial importancia. El primer fin de semana de marzo, la bargueña María José Gutiérrez, de Tradición, amplió la exposición con casi un centenar más de mantones antiguos entre los que destacaban algunas piezas de su colección particular (expuesta por primera vez) y otros mantones que estuvieron a la venta. Además ese fin de semana visitó la exposición Dabí Latas, de Anteayer Indumentaria, que junto a María José y a Victoria Liceras ha colaborado para inventariar, clasificar y datar las más de doscientas piezas que los dieciséis coleccionistas cedieron para la muestra.

mantones-manila-indumentat
El fin de semana de la clausura, Carolina Stone, experta en mantones de Manila de reconocido prestigio mundial, visitó la exposición para realizar la ponencia titulada “El mantón de Manila”.
Stone es autora de numerosas publicaciones y en concreto del libro “Sevilla y los mantones de Manila”, editado por el Área de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla en el año 1997. En la actualidad trabaja en su reedición y traducción al inglés. Fue ponente en mayo de 2004 de la conferencia: “El mantón de Manila. Origen, historia, uso y desuso de mantón en España y en otros lugares” en el Museo del Traje de Madrid. Desde aquí también es necesario agradecer a esta institución su colaboración con la organización de la exposición para contactar con Carolina.
Su vinculación con los mantones de Manila se remonta a cuando era una niña. Cuando contaba con apenas cinco años, descubrió en una vieja arca en la buhardilla de la casa de su madrina un antiguo mantón de Manila. Quedó fascinada con aquella prenda, pero más aún con la historia que se escondía entre la seda y el bordado.
Ese mantón fue un regalo del famoso pintor John Singer Sargent a la abuela de su madrina tras un romance. Sargent fue autor de la conocida pintura al óleo titulada “Bailaora con mantón”, donde retrató a la joven bailaora Carmencita.
Esa prenda que lucía Carmencita, fue prometida como obsequio a la abuela de la madrina de Carolina, pero al terminar el retrato, la bailaora se llevó el mantón consigo, por lo que el pintor tuvo que obsequiar a su otra amiga con el mantón que años después encontró Carolina y que hoy en día aún conserva como su mayor tesoro. A ese mantón le siguieron otros en la colección de Carolina, que junto con otros tipos de bordados y tejidos exóticos, fueron recopilados y estudiados con los años, lo que le ha llevado a ser hoy una de las grandes expertas en mantones de Manila y otros tipos de tejidos bordados.
Con todas estas experiencias y otros datos, se desarrolló la ponencia de Carolina, en la que los presentes quedaron entusiasmados con sus palabras.

Ponencia Carolina Stone-indumentat
Con este acto tan significativo se puso fin a la muestra “Vestirse con un cuadro. Exposición de mantones de seda”, pero no ha sido un punto y final, sino más bien un punto y seguido, pues como dice Stone “un mantón no solo es importante por sus características, sino por la vida de la prenda”, y eso es lo que hemos pretendido desde la exposición.
Este fin de semana pasado, algunos de los pañuelos que han estado expuestos, recuperaron su función original. Fueron colocados sobre los hombros de algunas mujeres como en el caso de Concha Delgado de Molina (cap de dansa de les danses del Ángel Custodio de la ciudad de Valencia) o las componentes de la Asociación Cantares Viejos de Requena, que participaron en la Mostra de Folklore organizada por el Grup de Danses Almirant luciendo cada una un tipo de mantón diferente de los que se encontraban en la exposición: Manila, granadina, damasco…

Concha-Delgado-de-Molina.-Cap-de-dansa
Concha Delgado de Molina. Cap de dansa de les Danses de l’Àngel Custodi.

Por todo ello, podemos decir que “Vestirse con un cuadro” no ha terminado, supone una continuación y recuperación del uso de los mantones en el folklore y la tradición.

 

Previous post

Mi Fallera Ideal, el concepto del "showroom" se adapta a la indumentaria tradicional

Next post

Besamanos fallero para la Virgen de los Desamparados